El 30 de enero de 1969 se separaba la banda más emblemática de todos los tiempos y lo hacía de un modo innovador: con un show en la terraza de la Apple Corp., donde estaban grabando lo que sería su último disco.
Con motivo de este hito en la historia de la música, Blablax, dialogó con Coco Boudakian, fundador de los Danger Four, la primera banda Beatle de América.
"El concierto se dio a pedido de Paul Mc Cartney, que ya se veía venir el final de la banda y es por eso que los demás accedieron a subir con sus instrumentos a la terraza. Parte de eso, más otras cosas que grabaron en el estudio se reunieron en el disco Let it be" señala Boudakian y agrega: "La banda ya venía con problemas. De hecho, el álbum blanco lo grabaron por separado y después George Matin tuvo que hacer milagros. Y lo logró, porque además de ser un gran productor, es un musicazo".
Ese día, los fabuloso cuatro subieron a la azotea del número 3 de Savile Row en Londres, tocaron varias canciones, entre ellas su célebre "Get back" o un enérgico "I' ve got a feeling". Cuarenta y dos minutos de música fueron suficientes para irritar a los vecinos. Ante los "ruidos molestos" y el paisaje sonoro inusual, la policía detuvo las últimas armonías del cuarteto de Liverpool.
"El concierto fue muy original, fue iniciativa de Paul que siempre fue rock & roll y que disfruta de tocar en vivo y conectarse con la gente, cosa que aún a su edad sigue haciendo. John, en cambio, era más introvertido, no quería tocar tanto ante el público porque ya estaba saturado de tantas giras. No podían salir a la calle porque los perseguían las mujeres y eso le resultaba agotador", recuerda el líder de Danger four y añade: "Es una verdadera lástima que ése haya sido el último concierto, porque si hubieran seguido juntos, hubiésemos tenido diez años más de Los Beatles, hasta 1980, cuando asesinaron a John. De todas formas, siguen siendo una banda insuperable, ninguno de los que surgió después logró sobresalir tanto como ellos. Hasta el mismo Keith Richards lo dijo alguna vez, de un modo no muy elegante: 'ellos siempre nos la dieron, siempre fueron los número 1'".
El concierto de la azotea es recodado como un hecho revolucionario. Registrado en el documental "Let it be" millones de fanáticos pueden verlo y sentir la potencia y el virtuosismo del grupo que, aún hoy, conquista a miles de personas. Su música, en el recuerdo, no se apagará jamás.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora