Contó que se acercó a la radio una persona que dijo ser de la localidad de Molinos, que se le había roto la camioneta en el viaje, que estaba lleno de quesos, además tenía en sus manos un queso envuelto en una bolsa y que necesitaba $850 para arreglar la camioneta.
Martin contó que el hombre le suplicó mostrándole los presupuestos del arreglo del vehículo y que finalmente se los terminó dando.
Antes de retirarse le dijo que regresaría a dejarle algunos quesos de regalo, pero pasada una semana el hombre nuca volvió. Ante la sospecha del engaño llamó al Intendente de Molinos para ver si lo conocía, le mandó el nombre y una fotografía. El jefe comunal dijo que nadie lo identificaba.
"Me hizo $850 en 10 minutos. Hay que creer en la gente pero hay que ser un poco más desconfiado" Finalizó su relato que hizo público en las redes sociales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora