Talento y belleza son los términos exactos para definir a las hermanas Ana y Soledad Issa, quienes endulzan los oídos dentro del circuito musical. Las artistas nacieron en este rico suelo folclórico y rápidamente entendieron que su futuro estaba arriba de un escenario. No tardaron en emparentarse con los aplausos y las ovaciones. Compartieron propuestas, luego encararon en diferentes direcciones, ahora decidieron tomarse nuevamente de las manos y seguir en el bello sueños de las acordes musicales y las cuerdas vocales.


Contáme de la propuesta junto a tu hermana Soledad ¿cuál es la idea?

La idea surgió formalmente hace dos años, cuando decidimos encarar la aventura de cantar juntas de manera profesional, plasmando la propuesta en nuestro primer disco.

¿Qué las llevó a encarar este proyecto?

Con Ana, desde siempre cantamos juntas. Cuando teníamos 5 y 6 años, respectivamente, comenzamos a ser parte del Coro de Niños de la Escuela Superior de Música de la Provincia, en ese entonces dirigido por la profesora Otilia Belmonte, Y así fuimos transitando diferentes coros y formaciones, hasta que junto a tres amigas de toda la vida, Julieta y Melina Calabrés, y Verónica Marcos, fundamos el primer quinteto femenino Las Cinco Voces, espacio inmenso que compartimos durante cinco años. Por diferentes inquietudes, Ana decidió buscar su camino propio, y durante tres años estuvo en el proyecto de dúo que compartió junto a Luis Iacuzzi. Luego encaró su carrera como solista, compartiendo escenarios con Pedro Aznar, Carlos Aguirre, Lucho Hoyos, la Negra Chagra, Javier Malosetti, entre otros. Yo por mi parte, seguí en el quinteto, con giras nacionales e internacionales, durante un buen tiempo, hasta que también decidí tomarme un tiempo de descanso. Hace tres años nos volvimos a encontrar en un escenario, y el día de hoy nos encuentra compartiendo este hermoso proyecto.

Cuál es el repertorio y el estilo?

Ana. Nuestras canciones tienen una raíz latinoamericana, repertorio que encaramos con profundo respeto y profesionalidad. Este incluye desde arreglos en temas clásicos del folclore latinoamericano, hasta composiciones propias. Siempre priorizamos los arreglos vocales, que es lo que nos caracterizó siempre.

Y también llegó el disco...
Soledad. Nuestro primer CD se llama Cómplices, un nombre que refleja nuestra cotidianidad como hermanas. Consta de doce temas, que incluyen canciones de autoría propia y otros de reconocidos compositores del folclore nacional. Fue una producción independiente, con la colaboración del Fondo de Desarrollo Ciudadano. Hemos reflejado nuestra historia de vida y la faceta musical, también incluimos a nuestra familia en algunas canciones. Fue grabado y masterizado en Salta.

¿Cómo se maneja la parte musical?

Ana. Generalmente trabajamos dos voces con guitarra y percusión, aunque en ocasiones lo hemos hecho con banda completa, como en la presentación de nuestro disco en la capital salteña.

Contame de las actuaciones

Soledad. La presentación de nuestro disco en Salta marcó un momento de gran importancia en nuestra carrera artística. A partir de allí surgió la invitación a participar de la Feria Internacional del Libro, en Buenos Aires, como así también en el Festival de Folclore Argentino 2016, en Estados Unidos, como embajadoras de la provincia, en mayo pasado. Recientemente estuvimos compartiendo escenario con Los Huayra y Los Tekis. Tenemos pactadas varias presentaciones para los próximos meses.

¿Es más difícil para la mujer incursionar en el mundo de la música?

Ana. Nosotras transitamos la música desde muy pequeñas, quizás eso nos dio una ventaja para incursionar sin problemas en el circuito. Ahora a partir de este hermoso dúo solo nos dejamos llevar por el destino musical.
x
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora