Tarde gris y fría la del sábado. Pero quienes estaban en el Parque San Martín ni se enteraron. Es que comenzó el II Encuentro Nacional de Murgas en Salta que le puso baile, música de tambores y mucho color a la jornada. "Cada vez estamos más sorprendidos de lo que la murga creció en Salta y de la importancia del apoyo que nos brinda la gente y el Estado. Superó todas las expectativas", dijo Laura Herrera, una de las directoras de la murga Rompiendo Esquemas, que organizó este encuentro por segunda vez.
Comentó que este año hay muchas más murgas que el año pasado y que, la particularidad de este nuevo encuentro, es que fue declarado de interés cultural por parte de la Municipalidad de Salta. Ayer bailaron e hicieron música los integrantes de murgas de Caleta Olivia, Punta Alta, Bahía Blanca, Buenos Aires -Capital Federal y Provincia-, Tucumán, Santiago del Estero, entre otras.
Las actividades continuarán hasta el lunes con distintas actividades. Desde la mañana, este domingo, en el Balneario Municipal Carlos Xamena se realizarán actividades para que los murgueros de las otras provincias sepan cómo es el carnaval salteño con agrupaciones de caporales, tinku y folclore andino. Además habrán actividades recreativas, campeonatos deportivos, talleres, charlas y la devolución de cada murga de su experiencia respecto al encuentro.
"El Encuentro Nacional de Murgas es un encuentro tradicional y familiar que tiene como objetivo compartir saberes, experiencias y momentos de intercambio, en el que todos seamos protagonistas", dijo Belén Herrera, otra de las directora de Rompiendo Esquemas, en diálogo con este medio.
El encuentro, en esta oportunidad, tiene un fin social que es ayudar a los niños del merendero "Casita de Belén", es por eso que durante la jornada de ayer se recibieron alimentos no perecederos, juguetes, ropa, entre otras donaciones.
"Nuestra murga es la primera de la ciudad de Salta, un espacio familiar en el que prima el amor por el otro, el compartir y que lleva como bandera los valores como pilar fundamental. Tratamos así de generar un espacio muy amplio de contención social, no sólo dentro de la murga, sino también por fuera, con dictado de talleres, festivales, ente otros", agregó Belén.
Que sigan sonando tambores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora