Tras nueve meses al aire y más de veinte parejas de baile, ShowMatch tuvo anoche su final.
Dos perfiles bien diferentes y queridos se enfrentaron en cuatro ritmos, donde cada uno encontró
su potencia para destacarse. En Bailando por un sueño 2014 eran favoritos desde hace rato Anita Martínez y el Bicho Gómez y Hernán Piquín y Cecilia Figaredo.
La competencia fue dura y el título de campeones fue para los humoristas, los que hicieron reír con sus previas durante todo el año.

Algunas perlitas:

Además del baile de Pablo Codevilla, apenas comenzado el programa, el conductor llamó al gerente de programación del canal y protagonizaron un típico gag, donde Suar "presiona" a Tinelli para que le de una fecha para el debut de Bailando 2015. Después se suma Codevilla e improvisa unos pasos de baile.

Aunque Hernán Piquín y Cecilia Figaredo no hayan sido los vencedores, en la final hicieron una impecable performance que dejó a todos encandilados. En la danza clásica, Piquín y supartenaire dieron una función magistral.

No podían faltar en este show los mensajes de los familiares. Los cuatro participantes recibieron mensajes de personas allegadas que los sensibilizaron. Hubo lágrimas y emoción.

Si bien hubo un exceso de compilados, -el que hizo la producción sobre lo que fue Bailando por un sueño 2014 fue completo, un buen resumen de un año intenso.

Fue Marcelo Tinelli quien usó parte del aire para agradecer por un 2014 próspero, tanto en lo laboral como en lo personal. En ese contexto, el conductor le dedicó unas tiernas palabras a su mujer, Guillermina Valdes, y a sus cinco hijos. Pero lo que no se esperaba es que, terminado su momento emotivo, proyectaran un video con imágenes de sus herederos y mensajes de amor. Juanita fue la más dulce de todos.

Lo que no se entendió mucho y fue un poco raro fueron los mensajes de deportistas alentando a los finalistas. Dentro de las personalidades que aparecieron en videos caseros estuvieron Juan Martín Del Potro, Sergio -el Kun- Agüero y Carlos Tévez.

Si algo hizo larga la velada fueron las palabras de los jurados, sobre todo Nacha Guevara y Soledad Silveyra. La segunda hizo algunas inexplicables declaraciones que no terminaron de divertir ni de entenderse.

Se sabía que Tan Biónica iba a ser parte de la final pero fue extraña la manera en que apareció en escena. Un corto recital de dos o tres temas de la banda en la terraza. Sobrevolando se veía un drone que quedó opacado por el mal clima. Más allá de la selfie que se sacó Marcelo con su hija Juana y Chano y compañía poco significó el show.

La espera por conocer al ganador fue excesiva. El programa arrancó casi a las 23 y terminó a las 2 de la mañana. Además no hubo tiempo para la despedida, no hubo declaraciones de los ganadores ni de los perdedores. Fue un final abrupto

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora