La escena de abuso sexual a María Schneider en "El último tango en París" estaba fuera de libreto.
Así lo confirmó el director Bernardo Bertolucci y motivó la gravísima acusación de Antonella Costa en Facebook contra directores, ayudantes y actores del filme.
"Al director que a mis 21 años puso en la casetera del motorhome el VHS del crudo de la escena en la que me bañaba, para que lo vieran todos. A los extras que aprovecharon una toma para manosearme entera. Al asistente de dirección que me pidió que no dijera nada porque necesitábamos seguir filmando. Al actor que le sugirió a la directora meterme "bien la mano" en mi sexo sin consultarme antes, y que me humilló delante del equipo técnico por haberme negado a acostarme con él, y a tantos otros a los que me enfrenté, negándome simplemente a hacer lo que no quería hacer, y que no era parte del pacto ni del proceso creativo", expresó indignada Costa.
Se trata de un verdadero escándalo justo en el momento en que se habla en los medios como nunca de la violencia de género.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora