El escritor y poeta Horacio Ferrer falleció hoy a los 81 años tras sufrir una complicación cardíaca mientras se encontraba internado desde hacía varios días en el Sanatorio Güemes de la Capital. Nacido en Montevideo en 1933, Ferrer se hizo famoso en la Argentina por ser el autor de recordadas letras de tangos de Astor Piazzolla y en la actualidad se desempeñaba como presidente de la Academia nacional del tango, entidad de la que fue creador en 1990.
Asimismo en los años 50 participó de un proyecto radial en Montevideo dedicado al tango y además creó el grupo "El Club de la Guardia Nueva", que organizó recitales en la ciudad uruguaya con músicos importantes como Aníbal Troilo, Horacio Salgán y Piazzolla. Entre otras publicaciones, Ferrer fue creador de "El Tango: su historia y evolución (1959)", "Discepolín, poeta del hombre de Corrientes y Esmeralda (1964)" e "Historia sonora del tango (1965)".
En tanto, para 1967 publicó su primer libro de poemas llamado "Romancero canyengue", texto que le valieron ser reconocido y admirado por Piazzolla, quien lo convenció para que se trasladara a Buenos Aires y seguir con su trabajo. En 1969 la dupla compuso "Chiquilín de Bachín", con una letra inspirada en los chicos que vendían flores en los restaurantes de la zona de teatros de la avenida Corrientes. Luego llegó la inolvidable "Balada para un loco", que surgió de la frase, aportada por Ferrer "Ya sé que estoy piantao". Y ya en 1990 creó la Academia nacional del tango a partir de un proyecto suyo que decantó en el Decreto 1235/1990 del Poder Ejecutivo Nacional, la cual presidió desde ese momento hasta la actualidad.
Embed


¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia