Soledad Pastorutti sabe que crecer artísticamente tiene mucho que ver con ir despejando dudas. A casi dos décadas de su arrasadora aparición en los festivales folclóricos, la artista disfruta de una versátil madurez que la impulsa a darle vuelo a proyectos como "Vivir es hoy", su último disco. En él ha matizado canciones propias y reversiones de otros autores como Teresa Parodi y Mateo Villalba ("Cielo de Mantilla"), Luis Abelardo Núñez ("Mal paso"), Leonard Cohen ("Aleluya") o Pablo Raúl Trullenque y Cuti Carabajal ("Cuando me abandone mi alma"), sumando invitados internacionales como Santana y Carlos Vives. La Sole, que se hizo grande cantándole "A don Ata" en los 90 con la energía de un tifón, es hoy una artista madura, decidida a permanecer. Y sabe que para seguir en escena existen básicamente dos caminos: hacer lo de siempre o animarse a salir de la "zona de confort". Aunque está convencida de que el folclore será siempre parte de su repertorio, ha decidido tomarse ciertas licencias: "El folclore es la música que más me representa, pero no por eso voy a abusarme de esa fuente inagotable para hacer mis discos. Comprendí que tenía que arriesgarme e intentar un aporte musical personal", le dijo la Sole a El Tribuno. En este contexto, "Vivir es hoy" aparece como un disco marcado por la exploración que encaró la artista, precedida por la libertad y la fusión. Los salteños podrán disfrutarlo el jueves 16 de julio, a las 21.30, en el Teatro del Huerto, durante la gira que la Sole hace por el país.

Contame sobre "Vivir es hoy"...

Compuse la canción "Vivir es hoy" hace diez años. Tiene muchas frases que tienen que ver con una manera de sentir la vida. El público conocía el tema porque lo habíamos tocado en algunos festivales y nos empezó a pedir que lo incluyéramos en el disco. Cuando terminamos de grabarlo pensé en otros títulos, pero "Vivir es hoy" era el más acorde porque tenía que ver con el espíritu del disco y mi forma de vivir la vida, pensando siempre en el presente.

¿Cómo es tu presente?
Mi presente es maravilloso. Llevo casi veinte años de escenarios y siempre tengo en cuenta que mi carrera comenzó de manera inesperada y que todo se me fue dando como a una Cenicienta. Es muy gratificante encontrarme hoy con el aprecio de mucha gente, no solo del público, sino de colegas y periodistas que valoran nuestro esfuerzo y trabajo. Creo que es un presente muy lindo en el que se conjugan primordialmente la música y la televisión.

¿Qué tiene de especial este disco?

Hace muchos años decidí que el folclore sería la música que más me representaría, pero no por eso iba a abusarme de esa fuente inagotable para hacer mis discos. También comprendí que tenía que arriesgarme e intentar un aporte musical personal para la industria y para la gente. Este disco apunta a eso. Lo empezamos a hacer con la premisa de la libertad total que brinda la música. Esta es una época en la que, justamente, las etiquetas ya no pesan tanto. Cuando yo comencé, en los 90, era todo muy claro: había gente que hacía cumbia, gente que hacía folclore, gente que hacía rock... Haciendo el disco "Raíz" aprendí mucho sobre esa fusión, también compartiendo discos con otros artistas. Esa libertad que me tomé en "Vivir es hoy" ha sido muy honesta con mi forma de ver hoy la música. Les di mucho tiempo a estas canciones para que maduren y para que me sigan emocionando. Eso me dio la pauta de que no eran algo pasajero y de que quizás la gente también se iba a emocionar con ellas.

En "El elegido" aconsejás a los participantes que salgan de su "zona de confort". ¿Lo aplicás vos?
Creo que sí. Yo tengo casi 20 años de carrera pero tengo 34 años de edad. O sea que hay mucho camino por recorrer y tengo un desafío por delante, el de mantenerme artísticamente. Admiro especialmente a los artistas que tienen la capacidad de renovarse y de reinventarse. También respeto a quienes deciden quedarse en un lugar porque es importante que todo conviva en la escena. Pero a mí me inspira fundamentalmente la gente que sigue vigente a pesar del paso del tiempo. Y entonces escuchás sus discos y percibís que son muy actuales y que se mantienen a pesar de los cambios que impulsan la sociedad y la industria. Yo no quiero decir que lo esté logrando, pero lo intento. Si salís de tu zona de confort para probar otra cosa y ese territorio nuevo no te gusta, te va a quedar mucho más claro que lo que elegiste como primera opción es realmente lo que tenés que hacer. Si no te quedás con la duda toda la vida.

El "Huracán de Arequito" es un recuerdo imborrable para los que te vieron crecer. ¿Qué creés que ve hoy el público en vos?
Yo siento que he superado esa etapa. Siento que mi banda ha crecido mucho y al igual que yo, a nivel vocal. Eso me ha ayudado a incursionar en otros géneros y a encontrar diferentes maneras de expresarme. También me ayudó a pilotear el trabajo, porque estar bien para cada presentación no es fácil y en este sentido la técnica ayuda mucho. Te permite disfrutar del escenario porque, sin técnica, cantar puede ser un suplicio. Siento que hay un público que pone a la misma altura el carisma y lo artístico. A mí me interesa que se haga una apreciación de mi trabajo desde lo musical más allá de mi personalidad, porque en definitiva es a lo que me dedico.








¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora