"Tenés una voz tremenda". Se lo dicen todos, pero a ella le quedó grabado cuando se lo dijo uno de los jurados del programa televisivo Argentiniños, en el que cantó hace dos meses. Agustina Neri es de Rosario de Lerma, tiene diez años y comenzó a cantar casi al mismo tiempo que comenzó a hablar, a los tres. Hoy tiene un grupo y ya pasó por varios escenarios. Va por muchos más.

Hace unos meses, alguien que ya había escuchado a Agustina, les comentó a Mónica y Javier, sus papás, que la productora Ideas del Sur realizaría un casting de talentos en Salta. No lo dudaron. El día de la audición Agustina y su mamá estaban allí. Cuando fue su turno, se puso play a la pista y la nena comenzó a cantar. Pasaron unos segundos y el productor -disgustado- sugirió que alguna trampa había. No podía creer lo que escuchaba. Volvió a cantar, a capella, y al terminar le dijo "nos vemos pronto".

Dos semanas después, mientras viajaba en colectivo con su mamá camino a sus clases de música, llegó la llamada que le adelantaba la gran experiencia que viviría luego: había sido seleccionada para cantar en Argentiniños, que se emite por Canal 9.
Chiquita y llena de sueños
"Cuando canté en la tele sentí mucha alegría y felicidad", dijo la pequeña cantante durante una entrevista con El Tribuno. Y no se apichona. Sube al escenario y la voz dulce de la nena de diez años se transforma cuando comienza a cantar.

Para la emisión televisiva eligió "Me das cada días más", de Valeria Lynch. Es su ídola. "Mi sueño es conocerla. Me gustan sus canciones y dicen que es buenita", dijo. Agustina tiene la misma fuerza al cantar, pero su propio estilo. Y muchos sueños: pisar más escenarios, componer y grabar un disco.
En Rosario de Lerma todos la conocen. Canta en las fiestas patronales del pueblo y hace poco subió a escena en el festival "Rosario le canta a la patria". Y ya tiene un grupo que se conforma por Tito, Paul, Ezequiel, Gastón y Marquitos. Con ellos comparte largas horas de ensayo. También toma clases de canto con Laura Serrano y va a quinto grado en una escuela de Rosario de Lerma.

"Desde chiquitita cantaba por toda la casa, en la escuela, en todos lados. A veces le teníamos que decir que haga silencio. La primera vez que la escuchamos cantar una canción de Valeria Lynch no lo podíamos creer. Nunca más le dijimos que no cante", dijo su mamá. "A veces también canto en la escuela y mis compañeros me dicen que haga silencio", contó Agustina risueña.
"Quiero ser conocida", dijo también durante la entrevista. Y en ese camino, mientras, va disfrutando. "Lo que más me gusta de cantar es ver a la gente disfrutando de lo que estoy cantando". Y allí, entonces, esa gente se llena de sorpresa.

Antes de que termine la entrevista, compartió su interpretación de "Me das cada días más" con El Tribuno. "Quiero regalarles una canción", dijo con voz dulce. Después de los primeros acordes, liberó su canto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia