"Aklla Sumaq, la elegida por su belleza" fue finalmente la obra que se llevó el primer puesto de la Fiesta Provincial del Teatro que terminó el domingo último. El jurado, integrado por Pablo Parolo (Tucumán), María Pessacq (Catamarca) y Luis Lobo (Santiago del Estero) se definió así por una obra que se centró en un problema actual social, la violencia de género, y que fue escrita por su mismo director: Diego López.
Con este galardón, Aklla Sumaq, del grupo teatral La Otra Vuelta, competirá el año que viene en la Fiesta Nacional del Teatro que tendrá lugar en Mendoza durante el mes de mayo.

Según expresó la organizadora del evento, Cristina Idiarte, el jurado no tuvo una decisión fácil dado que hubo en competencia obras de gran calidad. "El denominador común fue la calidad, que fue muy alta", dijo la representante en Salta del Instituto Nacional del Teatro.

Resaltó que hubo gran heterogeneidad de una obra a otra, y que eso también dificultó la elección que premió en segunda instancia a la obra Desde los techos (Plataforma teatro). Por último, el tercer puesto fue compartido entre La paz traficada y Una noche de aventuras, el cuarto fue para Esta noche improvisamos y el quinto para La Intimidad silenciosa.

Ligaduras invisibles
"Aklla Sumaq indaga sobre todo los procesos y las ligaduras invisibles en nuestra cotidianidad que hacen que la violencia se reproduzca", es la descripción que hace Diego López sobre la obra que comenzó a gestarse cuando los femicidios en la provincia se volvían un tema recurrente con casos estremecedores como el crimen de las francesas y el de Paola Ramírez, entre tantos otros.

"Lo que hacemos es poner luz en esa estructura que repetimos sin darnos cuenta. Relaciones que se van repitiendo y se van tiñendo de una violencia que a veces llega a la muerte", señala también López.
El elenco está integrado por las actrices Mariana Enríquez, Marité Cervera, María Eva Ferreira, Telma Jerez y Rosalía Rodríguez Yonson quienes representan imágenes que se van uniendo por la cuestión del género y que muestran lo que sucede en distintas instancias.

La obra que en principio recién volverá a estar en escena el año que viene fue estrenada en junio de este año pero se trabajó durante alrededor de dos años, con un trabajo de investigación sobre femicidios y sobre el comportamiento social local. "Somos un grupo que trabaja a partir de la identificación de nuestras realidades, que buscan impactar desde lo audiovisual pero con un compromiso que asumimos como grupo", expresó López sobre la decisión de encarar el tema de la violencia de género, con tanta incidencia sobre todo en la provincia de Salta.

"Fue hace dos años cuando vimos que teníamos temor con lo que pasaba en Salta: las francesas, Paola Rodríguez... eran mensajes y teníamos que hablar".

A partir de allí fue una construcción en grupo, dado que el guión lo fue armando el mismo López con lo que las actrices le iban devolviendo - "lo que veo es lo que escribo", dice- y detalla que también hubo un aporte de la poeta Rosa Machado, quien cada vez que se enteraba de un femicidio, en lugar de maldecir, ella escribía.

Sobre el galardón recibido el fin de semana, López se expresó muy agradecido y recordó el esfuerzo volcado para hacer realidad la obra: "Hubo mucha investigación y mucho ensayo que se terminaron de consolidar".

No fue el único reconocimiento, porque López también recibió una beca para formarse en dirección teatral y recibió además la asistencia de Fabián Castellani, profesor de la Universidad de Cuyo.

Un año que fue difícil para el teatro

Aunque el público acompañó en la Fiesta, está cada vez más evasivo.

“La fiesta estuvo excelente, como pocas, con una calidad increíble que demuestra el profundo crecimiento teatral de Salta”, fue la conclusión de Cristiana Idiarte sobre la 22ª edición del evento provincial.
“Hay gente que viene trabajando hace mucho, pero esta vez el setenta por ciento fueron grupos nuevos”, agregó.

De todas maneras, lamentó que el sector no atraviese el mejor momento en términos de público y, por ende, económico.

“Fue un año muy complicado para las artes escénicas. Nosotros hacemos teatro en la medida en que la gente paga y va a la obra y nuestro análisis de este año fue que el público está bastante evasivo”, expresó en entrevista con este medio.

Aunque sin cifras oficiales, se animó a decir que al menos en este último evento no hubo ni más ni menos público que en anteriores ediciones, pero es durante el año que se hace cuesta arriba.

Lamentó también que en 2016 no se hayan hecho otros eventos que solían hacerse como Late Alto (con circuito internacional), el Univox, para obras unipersonales o la Escuela de Espectadores. Todos acontecimientos que eran grandes ganchos para la convocatoria de público y que no pudieron volverse a llevar a cabo.

“El Estado en este caso tiene poca intención de ir hacia adelante en algunas cosas. El Instituto de Teatro pertenece a la Nación y estaría bueno que se siga sosteniendo”, concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora