Jorge Rial convesó con Matías Ale en una entrevista radial en la que el actor habló de su mujer y de su enfermedad. Estas son algunas de las cosas que dijo:

"Tengo un montón de emociones cruzadas, imaginate por todo lo que tuve que pasar... Soy consciente, pero todavía no entiendo qué fue lo que me pasó. Tuve un pico de estrés donde perdí el criterio de la realidad, lo que le puede pasar a cualquiera. Me ayudaron a salir en Avril... (se quiebra) perdón que esté tan emocionado. Todavía no termino de entender qué fue lo que me pasó. Hablando con mi terapeuta, al que voy dos veces por semana, más el psiquiatra, me parece que me desbordé. A mí se me lesionó algo interno y tuve que parar. Tuve un brote psicótico con delirio místico en el que empecé a ver que el mal me invadía, que estaba Dios del otro lado. Perdí el criterio de la realidad, estaba en una pelea contra el mal. No me avergüenzo de contarlo, puede pasar y me pasó. Como me dijo la psicóloga, no estoy loco, sino que tuve un episodio. Estoy tratándolo para reinsertarme en la sociedad. Gracias a Dios tengo ofrecimientos de trabajo, pero hasta marzo o abril no puedo hacer nada. Antes de lo que me pasó no sentía nada. Fue todo muy rápido. Por suerte la tenía a María al lado que me contenía mucho y me bajaba a la realidad. Yo defendía a María y a la mamá de algo que no existía, como en la película Una mente brillante, me pasaban cosas que me superaban y no eran parte de la realidad. Hasta que llegó la explosión, y por suerte llegaron los enfermeros y decidieron internarme".


Sobre su internación, comentó: "Tuve que pasar 43 días en la clínica Avril, a quienes agradezco cómo me han tratado y cuidado y cómo han dado en la tecla con lo que tuve. Por suerte hoy ya estoy afuera. Nunca me había pasado nada de esto y en mi familia tampoco. Hacía un mes venía viendo cosas. No lo veía como algo grave, sino cotidiano. Para explicarlo es como lo de la película, en la que el actor ve personas que no existen. No sé cómo explicarlo en realidad. Recién ahora lo estoy tratando y analizando. De a poquito vamos descubriendo qué me llevó a eso. Puede ser el no parar de trabajar, querer estar en todos lados al mismo tiempo. Lo de sectas y magia negra es inventado. La única influencia de María y de Nancy, la madre, fue acompañarme, irme a ver a la clínica. Todo pasaba por mi cabeza, no me avergûenzo porque es la realidad. Por suerte lo puedo contar (otra vez se pone a llorar), podría haberme pasado algo más grave y la recuperación podría haber sido más lenta. Se me cruzaron dos cablecitos y detoné".

Finalmente, respecto de María del Mar, con quien se casó el 1º de octubre, Matías explico: "Nos tomamos un tiempo porque ella necesitaba estar más cerca de su familia, nació su sobrino. Yo tenía que solucionar cosas con mi familia también. Estamos tomándonos un tiempo y viendo cómo seguimos. El amor que nos tenemos es muy grande y creo que los dos tenemos ganas de estar juntos.Ella está en Villa Carlos Paz y yo acá haciendo mi tratamiento y no me puedo mover mucho".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora