"Si nadie sabe ni porqué reímos ni por qué lloramos; si nadie sabe ni porque vinimos ni por qué vamos; si en un mar de tinieblas nos movemos, si todo es noche en derredor y arcano. ¡A lo menos amemos! ¡Quizá no sea en vano!." escribió alguna vez Juan Crisóstomo Ruiz, poeta y prosista de excelencia, más conocido como Amado Nervo.
Hoy se cumplen 96 años del fallecimiento del autor.. El escritor mexicano, uno de los máximos exponentes del movimiento modernista, falleció en Uruguay a causa de una enfermedad renal crónica.
Este destacado hombre de letras, no tuvo una vida sencilla.Cuando tenía nueve años murió su padre, dejando a la familia en situación económica comprometida. Por ello, en su juventud interrumpió sus estudios de abogacía, aunque trabajó en el despacho de un abogado y también se dedicó al periodismo.
Nervo gana notoriedad luego de la edición de su novela El bachiller, de 1895 y de sus libros de poesía Perlas negras y Místicas, en 1898. Entre ese año y 1900 fundó y dirigió con Jesús Valenzuela la Revista Moderna, sucesora de la Revista Azul.
Ya en los albores del centenario, vieron la luz múltiples poemarios, entre los que se destacan Las voces, Jardines interiores o La Lira heroica, entre muchos otros.
En 1905 ingresó al servicio diplomático de México en Madrid. Nueve años más tarde, en 1914 el derrocamiento del gobierno democrático en México lo reencontró con sus inicios de pobreza al cesar su cargo.
En 1918 se desempeñó como Ministro Plenipotenciario y Enviado Plenipotenciario ante los Gobiernos de Argentina y Uruguay. Ese mismo año, su vida terrenal tuvo final, pero su legado y producción literaria le reservaron un lugar destacado entre las páginas de la historia cultural latinoamericana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora