León Ferrari es uno de los artistas más talentosos e irreverentes de las últimas décadas. Maitén y Julieta, sus nietas, crecieron viéndolo trabajar en su taller del barrio porteño de San Cristóbal. El abuelo era un vendaval de energía y solía pedirles a ellas que le fueran a hacer las compras más extravagantes: maripositas chinas, avioncitos de juguete, flores artificiales, botellas de vidrio, imágenes de santería... León Ferrari trabajaba rodeado de las obras de su padre, Augusto, su gran referente en el arte.
"Pocos conocen que mi abuelo era hijo de don Augusto. León Ferrari no salió de la nada: nació en una casa donde se respiraba arte. Para mi bisabuelo y para mi abuelo, hacer arte era absolutamente necesario para vivir. Su consigna era hacer y hacer exteriorizando todo lo que tenían dentro. Era su forma de expresarse, en absoluta libertad", le contó Julieta Zamorano Ferrari a El Tribuno. La joven es presidenta de la Fundación Augusto y León Ferrari, institución que eligió al Museo de Arte Contemporáneo de Salta (Zuviría 90) como primera parada de la muestra itinerante "Filiación", donde se ponen por primera vez a dialogar obras de Augusto y León Ferrari. La exposición está organizada conjuntamente con el Ministerio de Cultura de la Nación y el Centro Cultural Kirchner. La inauguración oficial será hoy a las 20, en el MAC, pero antes, a las 18, se realizará una intervención y estampida sonora en Casa Arias Rengel (La Florida 20), donde también se exhibirá un conjunto de obras de León Ferrari.
"La obra de mi abuelo es muy conocida, mientras que la de mi bisabuelo no. En esta muestra buscamos acercarlas, priorizando a Augusto. León siempre se preocupó por visibilizar a su padre en este sentido y retomó muchos de los temas que había abordado él en sus obras: flores, planos, iglesias, desnudos. En esta muestra las obras de ambos entran en diálogo", adelantó Julieta.
León Ferrari hizo su primera muestra en Milán en 1955: estructuras de alambres entrelazados, tallas en madera y esculturas de cerámica. A partir de 1962 su arte se volvió más conceptual y buscó correr el límite siempre un poco más allá de lo establecido. Pero pese a haberse dedicado toda la vida al arte y haberse movido por los reductos más prestigiosos de ese mundo, fue recién a sus 80 años cuando le llegó la popularidad.
"Filiación" ha poblado las salas del MAC de pinturas, esculturas, fotografías y dibujos realizados por ambos artistas durante diferentes momentos de sus carreras. Se podrá visitar hasta el 29 de septiembre.
Julieta no llegó a conocer a su bisabuelo: ella nació en 1975; él murió en 1970. Sin embargo, su abuelo León se encargó de mantenerlo siempre presente. Ambos fueron inmensamente creativos (Augusto, un adelantado en su época) y tuvieron la misma pasión por el arte, que los llevó a subordinar sus vidas a la consecución de su obra.
En el caso de León, su producción se caracterizó por la irreverencia y el compromiso ético con los que abordaba el acto creativo. "Era un abuelo copado. Se podía conversar con él de todo tipo de tema. Disfrutaba muchísimo de la vida. Era impresionante la energía que tenía y su capacidad de hacer. Nunca estaba quieto. Se divertía trabajando en su taller", describió Maitén.
Para León, el arte era belleza, sorpresa y también desmitificación del mundo. En 1965 le censuran su primer obra: la reproducción de un bombardero norteamericano con un Cristo de santería titulado "La civilización occidental y cristiana". "Si se profundiza un poco en su obra -reflexiona su nieta Julieta- se observa que todo lo que hizo después es un simbolismo de esa serie, Ideas para el infierno. León decía que su mensaje siempre era el mismo: denunciar la opresión de la civilización occidental y cristiana, aunque buscaba gritarlo de diferentes maneras".

Los artistas

Augusto Ferrari
Nació en 1871 en San Possidonio, Italia. Estudió arquitectura en la Universidad de Génova, pintura en la Academia Albertina de Bellas Artes de Torino, y Estilos Antiguos y Modernos en el Museo Industrial de la misma ciudad. Construyó y decoró varias iglesias. Entre sus obras se destaca el Panorama de Salta, una extensa tela que se inauguró con la presencia del presidente Victorino de la Plaza. Augusto murió en Buenos Aires, en 1970, a los 98 años.

León Ferrari
Nació en Buenos Aires en 1920. Estudió ingeniería industrial en la UBA y fue un artista autodidacta. En la década del 70, abordó la temática político-religiosa. En 1976, publicó “Nosotros no sabíamos”, obra en la que recopiló noticias sobre la represión de la dictadura cívico-militar argentina. Vivió el exilio. En 1991 regresó a Buenos Aires. En 2004, una retrospectiva en el Centro Cultural Recoleta fue objeto de censura por parte del entonces arzobispo Bergoglio. Murió en 2013.




¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora