El Ballet Contemporáneo que dirige Sandra Piccolo tiene una característica especial: en cada estreno, le bastan algo más de quince minutos para dejar al público con el corazón en un puño. Esto sucede porque en ese proceso de libertad que es la danza contemporánea, la compañía salteña logra instalar la idea de que algo nuevo está sucediendo sobre el escenario, y de que el cuerpo -siempre interrogativo- puede ser la interpretación de nuestras más profundas emociones.
El público salteño podrá disfrutar nuevamente hoy de la experiencia, durante el doble estreno de fin de año del ballet, que presentará "Huellas" y "Género". La función será a partir de las 21.30, en la Casa de la Cultura (Caseros 460).
El Ballet Contemporáneo lleva 26 años en Salta, formando y creando. En ese cuarto de siglo, la bailarina, coreógrafa y directora Sandra Piccolo ha sido artífice y testigo de la evolución de la danza contemporánea local. ¿Su diagnóstico? "Hay una mixtura interesante y a la vez peligrosa porque muchas veces se habla de vanguardias, de propuestas innovadoras, de 'algo nunca visto', pero muchas veces eso es realidad distorsionada. En danza no hay nada nuevo, todo gira alrededor de las grandes escuelas y maestros, de los que se atrevieron y dejaron su huella latente. No obstante, no podemos negar que hay grandes profesionales que le ponen su impronta a la enseñanza, generando propuestas originales. La danza es pasión, entrega, dolor, transpiración, técnica y, sobre todo, alma. Y esa esencia no debe perderse".
Piccolo dirige y diseña las coreografías de su ballet. En esta oportunidad, la firma de "Huellas" y "Género" es compartida con sus hijas, Constanza y Florencia Wehner. Acerca de esta confluencia familiar, Piccolo expresó: "Es maravilloso poder compartir con ellas la pasión por la danza. He tenido la dicha de hacerlo con mis tres hijas: Sabrina, Constanza y Florencia, profesionales comprometidas con la formación y la escena".
En ese rito mágico que es la danza, el Ballet Contemporáneo logra además -como pocos- hacer de la música el perfecto hilo conductor de una historia (o de sus fragmentos). En esa selección musical, Piccolo es doblemente maestra.
La excelencia del Ballet Contemporáneo puede mensurarse, además de sus espectáculos en vivo, en el reconocimiento que reciben sus bailarines: este año, varios de sus integrantes fueron premiados en certámenes nacionales e internacionales, y becados para perfeccionarse en el exterior.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia