Solo basta pronunciar el nombre de Banda XXI, para sentenciar que la fiesta y el nivel están asegurados. Se trata de la música en su máxima expresión, con estos genuinos exponentes de los ritmos pegadizos que contagian alegría en su paso por cada escenario.

El público, hace bastante tiempo, ya los consagró a lo largo y ancho del territorio nacional. Mantienen un romance especial con los salteños y ahora regresaron para un desafío especial.
Los vocalistas Lucho Castro y Santiago Dadone visitaron el complejo editorial de diario El Tribuno para mantener una charla sobre la actualidad del conjunto cordobés.

"Mañana domingo brindaremos un espectáculo especial en el Teatro del Huerto, a partir de las 20. Será un show cargado de canciones, de energía y buena predisposición. Poder actuar en 'La Linda' siempre nos reconforta y nos provoca un gusto particular", aseguró el mendocino Lucho, quien junto a Santiago y el cubano Yuthiel Rafael Pérez Mondeja, se encargan de ponerle el canto a Banda XXI.

Lucho es uno de los más antiguos en el grupo y recordó los inicios. "Esta agrupación nace en la ciudad cordobesa de Río Cuarto, bajo la tutela de Miguel "Conejito" Alejandro. Con un estilo fusión de cuarteto y ritmos caribeños, el grupo rápidamente tuvo aceptación entre la juventud. Desde el comienzo se percibió una excelente comunión con la gente y prueba de estas palabras, son los discos de oro que se consiguieron con las grabaciones de los primeros materiales discográficos. Con el correr de los años hubo varias modificaciones pero siempre se mantuvo el orden, la calma y el trabajo dentro de la banda", agregó Lucho.

Son concientes que el cuarteto lo llevan en la sangre, pero jamás fueron esquivos que otros géneros adornan la faceta musical de distintas regiones del país. Por ejemplo el folclore en el suelo salteño. "Que manera de tener cantores de los buenos, además la historia del canto popular no deja mentir. Que garganta que tiene Juan Fuentes, de Los Huayra, o Rodrigo Gravaruk, de Guitarreros, lógicamente encabezados por Rubén Ehizaguirre, de Los Nocheros", comentó Santiago, pero al instante Lucho replicó que "yo soy fanático del Chaqueño Palavecino, mi tema favorito es Amor salvaje, del compositor Roberto Ternán. Hace unos días me compré un disco trucho con treinta temas del Chaqueño", lógicamente una sonrisa pícara se le dibujó en el rostro de Lucho.

Estos jóvenes artistas jamás dimensionan lo que provocan en sus seguidores a lo largo de Latinoamérica, aunque su humildad es la "abanderada" en sus vidas. "El objetivo del artista es imponer su música y su estilo, luego las metas se cumplen por su propio peso. A pesar que la gente nos demuestra de manera permanente su admiración, jamás dejamos de sorprendernos por el cariño que nos brindan en cada actuación. Seremos eternos agradecidos por tanto bendición", sostuvo Santiago.

Ahora también están abocados a la selección de temas para su nuevo material discográfico, que saldrá a la calle antes de fin de año.

"Cada día incluimos mayor cantidad de canciones de nuestra autoría, la hora de la composición se apropió de nosotros y debemos aprovechar esta faceta artística. El disco llegará con mucha fiesta como es nuestra custumbre", añadió Santiago.

La familia de Banda XXI es grande, más de 30 personas se movilizan en cada una de las presentaciones. Alrededor de 20 se alinean entre músicos y cantantes, el resto lo completan los técnicos, asistentes y choferes.

Durante cinco años recibieron el Premios Gardel al mejor disco de cuarteto. El estadio Luna Park, de Buenos Aires, los cobijó en sus brazos. Todo un país los aplaudió y los ovacionó. Ahora, su música llegará a la capital salteña y la mesa está servida para vislumbrar una noche mágica, a puro ritmo de Banda XXI.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora