Un irreconocible Antonio Banderas se encuentra de nuevo en Chile filmando una película, "Salty", que definió como una cinta de sexo, risas y rock and roll y una crítica al a veces exacerbado mundo de las estrellas.
El actor español inició el rodaje de la cinta a mediados de junio en el balneario de Algarrobo, sobre el Pacífico, y el jueves por la tarde se tomó unos minutos para hablar con la prensa antes de filmar la escena final en un bar de Santiago.

"Salty" cuenta la vida de Turk Henry, "un rockero de vuelta ya", como dijo Banderas, cuya esposa es secuestrada durante unas vacaciones en Chile por sujetos que aspiran comprarse un nuevo barco con el rescate.

La película es dirigida por el británico Simon West, cuyos créditos incluyen "Los Indestructibles 2", "Lara Croft: Tomb Raider" y "Riesgo en el aire".

"He hecho muchas películas de acción, pero esta me encantó porque es una comedia antigua", expresó. "Cuando leí el guión pensé enseguida en Antonio Banderas, le comenté sobre la película y cuando nos juntamos a leer el guión quedó fascinado".

Banderas, luciendo pantalones brillantes de bota ancha de los 70, una ceñida camiseta negra, recargados colgantes al cuello, varios anillos, grandes gafas oscuras y una ostentosa peluca de rizos rubios, se mostró feliz de volver a trabajar en Chile.

Señaló que su nueva cinta, a pesar de que está basada en "sexo, risa y rock and roll", tiene puntos interesantes en los que "critica lo exacerbado que es en un momento determinado el mundo de las estrellas, las estupideces que se hacen, las tonterías que se hacen".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora