"Soy una persona muy espiritual y creo mucho en Dios y en Jesús, que fue quien sanó mi corazón", contó Belu en la revista Pronto, y destacó que desde muy chica concurre a una iglesia evangélica de Caballito. "Leo la Biblia todos los días porque siento que me limpia. Este mundo está muy contaminado y me refugio en la lectura de la Palabra de Dios. Mi Pan para arrancar cada día es leer un pasaje de la Biblia", reveló la ex Gran Hermano.
Una de las mujeres mas bonitas del ciclo demostró que no es solo una cara bonita.
"Llegué a la final de Gran Hermano porque cada mañana me tomaba mi tiempo para orar ¿Vos pensás que yo soportaba a mis compañeros del programa? No, cero. Dios por suerte me daba humor para poder conciliar y convivir con ellos. Sobreviví y fue un gran aprendizaje. Siento que lo logré", puntualizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia