Anoche los "hermanitos" disfrutaron de la primera fiesta de Gran Hermano y al menos, para Eloy Rivera, las cosas terminaron mal.

Lo cierto es que mediando la fiesta, los chicos comenzaron jugar al juego de la manzana, donde dos de ellos tienen que cubrirse los ojos y besarse.

El primero en jugar fue Eloy, que creía que iba a besar a Nadia, pero Mariano y Francisco pararon delante de él, no a la rubia, sino a Solano Cano.

Los chicos se besaron y nadie sospechó nada hasta que alguien abrió la boca y Eloy terminó encerrado en su habitación, enfurecido con los ideólogos de la broma.

Fuente: Primiciasya.com

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora