Birdman y su director, el mexicano Alejandro González Iñárritu, fueron los grandes triunfadores de la noche esperada del cine mundial. La derrotada de la noche fue Boyhood, que solamente se llevó una estatuilla, la de Patricia Arquette, como mejor actriz secundaria.
La triunfadora de la noche se alzó con apenas cuatro galardones, de los 9 en los que estaba nominada, pero se llevó los que contaban, los importantes: mejor película y mejor director. Si la cara fue Birdman, la cruz la representó Boyhood: tan solo un premio, cantado, para Patricia Arquette; ahí terminó la cosecha del fabuloso experimento de Richard Linklater, que rodó su película a lo largo de 12 años.
El francotirador, de Clint Eastwood, siguió parecida suerte, con tan solo una estatuilla a pesar de partir con seis candidaturas, pero no partía con vitola favorita. La cosecha, en cambio, resultó excelente para El gran hotel Budapest (cuatro estatuillas) y Whiplash (tres).
La noche transcurrió sin sorpresas, cumpliendo punto por punto el guión previsto de antemano. Eddie Redmayne y Julianna Moore obtuvieron el Oscar en las categorías de mejor actor y actriz, respectivamente. J.K. Simmons y Arquette se llevaron los premios a mejores actores de reparto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora