El pasado 2 de junio, el rock nacional cumplió 50 años, fecha que se recuerda por la primera grabación de un disco de rock en español, cuando Los Beatniks sacan los temas "Rebelde" y "No finjas más". Estos jóvenes eran Javier Martínez, Mauricio Birabent (Moris), Alberto Ramón García (Pajarito Zaguri), Jorge Navarro y Antonio Pérez Estévez. Todos ellos influenciados por los Rolling Stones, The Beatles, Bob Dylan, Elvis Presley y la prosa de los escritores Beatnik, como Jack Kerouac. En Salta, estas influencias también se habían hecho sentir desde finales de los 60, extendiéndose hasta la actualidad.

Pero para el año 2000, la adolescencia del rock nacional en Salta ya había quedado atrás. Sus músicos se habían profesionalizado (aunque hasta hoy sea difícil que las bandas cobren como indica la ley de la música), tenían seguidores propios y sobre todo sonaban cada vez más óptimamente. Esto permitió que se buscara hacer festivales con la presencia de las bandas locales de rock y otras de Buenos Aires. Así recordamos a "Rock & Sol" que se intentó en Cafayate, "Vaqueros Rock", etc. Pero finalmente, luego de varios intentos de festivales frustrados, la tendencia de las bandas locales se fue volcando a la escena nocturna, en pubs y boliches donde el público se sentó a escuchar.

Una mirada externa
Leonel Goldstein es un tecladista porteño que vive en Salta desde el 2001. Rápidamente se integró al rock local, tocando y grabando con bandas como "Perro Ciego". "Había pocas bandas, pero que tocaban muy bien. Yo me contecté con gente del rock y del jazz y como no había muchos tecladistas en el rock, eso me llevó a tocar a lo loco. Hay buenos músicos en Salta, excelentes. Pero también en el folclore, como Martín Berrío y Ramón Vivas.

Es que la historia del rock salteño es muy anterior a mi llegada. Por eso yo me di con una variedad de bandas muy interesantes, como Santuario, Cebolla de Vidrio o Walter Guzmán. Hasta tuve la suerte de conocer a Cacho Gala, que fue uno de los impulsores del rock en Salta", cuenta Leonel.

Para el tecladista, el rock salteño "tiene una identidad, aunque no parezca, desde la poesía. En lo musical el rock y el folclórico se rehúyen un poco, salvo Niebla que, con grandeza, mezcla el jazz-rock con folclore salteño. Y bandas como Gardenia, que han hecho cosas interesantes. Si hay algo que mucho no me banqué de los rocker ortodoxos, es que no les gusta mezclarse con otros estilos como el reggae o el jazz. Por eso me gusta el rock de Salta de hoy, porque hay una variedad en crecimiento. Los Gauchos de Acero con corte heavy, Calma Niño, que tiene una propuesta escénica muy distinta, el rock de La Forma, la temática americanista de Sumaimana, hay muchas que son interesantes", dice Leonel.

En esta variedad de hoy conviven bandas exclusivas de reggae, metal, alternativo, jazz progresivo y tantos otros estilos como ganas de tomar una guitarra y hacer rock.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora