Christina Grimmie era una cantante extrovertida y vivaracha cuya carrera nació en las redes sociales y ganó impulso en televisión. No se consideraba una persona famosa, no como los jurados del programa "The Voice" en el que compitió, pero tenía unos seguidores que estaban tan entusiasmados con su música como ella.

Kevin Loibl no se le parecía. Mientras Grimmie era una estrella en YouTube, él parecía ser una sombra en la presencia online de la cantante y dejó pocas pistas en internet.

Aparentemente no había ninguna conexión personal que los uniese hasta la noche del viernes cuando, según la policía, Loibl viajó 160 kilómetros desde su casa en St. Petersburg, en Florida, a una sala de conciertos en Orlando. Allí baleó a Grimmie mientras firmaba autógrafos a sus seguidores tras una actuación. Después se suicidó de un disparo tras ser derribado por el hermano de la cantante, Marcus. Grimmie falleció horas más tarde en la madrugada del sábado a consecuencia de las heridas. Millones de personas, muchos más de los que la admiraban por su música, se mostraron sorprendidos y apenados por su muerte. "Estaba reunida con sus seguidores, firmaba autógrafos y vendía mercancía. Este hombre blanco se le acercó y abrió fuego contra ella", dijo el jefe de policía de Orlando, John Mina. "No hay indicios de que él la conociera. Estamos investigando para intentar hallar un motivo para el crimen".

Grimmie, de 22 años, no es la primera persona en el mundo del entretenimiento que fallece asesinada por un extraño. Entre los antecedentes: John Lennon, el diseñador Gianni Versace y la estrella de series de la década de 1980 Rebecca Shaeffer. "Christina era un talento natural, privilegiado que aparece con muy poca frecuencia", escribió el cantante y líder de la banda Maroon 5, Adam Levine, que fue mentor de Grimmie en "The Voice". "Nos fue arrebatada muy pronto". La cantante se dio a conocer al gran público por sus apariciones en televisión hace dos años, cuando sorprendió a los espectadores con sus versiones de canciones como "Wrecking Ball" y "Can't Help Falling in Love" y terminó el concurso clasificada en tercera posición.

"The Voice" recordó a Grimmie el sábado en su página oficial de Twitter: "No hay palabras. Perdimos un alma hermosa con una voz increíble". Pero Grimmie ya acumulaba seguidores desde siete años antes, cuando publicó en internet un video en el que aparecía tocando el piano y cantando "Don't Wanna Be Torn", de Hannah Montana, el popular alter ego televisivo de Miley Cyrus. En 2011, Entertainment Weekly la nombró "la verdadera reina delos músicos de YouTube", con casi un millón de suscriptores (ahora tiene 3,2 millones), un EP de canciones originales (titulado "Find Me"), un sencillo ("Advice") que sonaba en la emisora en Radio Disney, y un puesto como telonera en la gira de Selena Gómez.

Hermano y héroe

El hermano de Grimmie, Marcus, de inmediato derribó al atacante, quien se dio un disparo durante el forcejeo, detalló la policía, que le dio las gracias por evitar que el agresor lastimara a más personas. En el lugar del incidente había unas 120 personas.

“Marcus Grimmie realizó acciones heroicas al intervenir y evitó la pérdida de más vidas”, dijo el jefe de la Policía de Orlando, John Mina.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora