¿Se podría decir que junio es un mes sagrado para Salta?
Indudablemente lo es. Y sirve especialmente este mes para difundir aspectos profundos de la historia de Güemes, ubicándolo en la dimensión profunda de su gesta. Junio debería ser también sagrado para todos los argentinos, porque hablamos de un prócer americano.

Sin embargo se ha ofendido su memoria creando versiones viciadas sobre su muerte...

Hay que terminar con el mito de la muerte por polleras, cuando en realidad la traición se cobró su vida. Los que largaron el infundio del "Güemes pata i'lana", lo hicieron muchos años después de su muerte, para tapar la infamia de sus antepasados, que son los que en la revolución del comercio de 1821 lo calificaban de tirano, de dilapidar fondos públicos y otras lindezas para deponerlo como gobernador. Con todo, el 31 de mayo de 1821 Güemes retomó el poder sin disparar un solo tiro, aclamado por sus gauchos y el pueblo.
Creo que cada salteño tiene que ser un vocero de la verdad y no permitir la infamia. Cuando lo propongo, la gente responde con pasión a la consigna.

¿Por qué tanta vehemencia en la difusión del Romancero?
Es que la increíble gesta güemesiana tiene un poemario de su talla que es el Romancero, de Julio César Luzzatto. Son 16 romances que pintan la historia de Güemes en cuerpo y alma. Impecable escritor, un vocero y gran conocedor de la vida del héroe, que se enfrentó a circunstancias difíciles de detallar. El Romancero ayuda a comprender esta magnífica saga.

¿Cómo ha visto este año la reacción del público?
Realmente emocionados, a sala llena. La gente estuvo atenta, respetuosa y comprometida con la historia. Ojalá todos los jóvenes salteños llegaran a comprender la profundidad de esta hazaña. El Romancero es capaz de despertar esa atención en los jóvenes, un compromiso necesario de los patriotas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora