No importa la edad, hablar con Diego Topa siempre te hace sentir un niño. Es que este muchacho de pueblo, cuya meta y punto de partida es la familia, nunca cuestiona la emoción, no la censura. Al contrario, deja rodar las lágrimas libres cuando recuerda que fue un niño, mientras hace reír a los de la nueva generación. No le teme al nudo en la garganta, al abrazo. Se despoja de poses y derriba siempre, pero siempre, la "cuarta pared" para sentarse al lado de los hijos de todos. Por eso genera tanta ternura.

Topa, que está feliz porque pasará su último día de 39 años en Salta (cumple 40 este domingo), atiende el teléfono con la misma sencillez con la que encara sus programas en la tele y sus shows en el teatro. Es histriónico y alegre. Provoca armar el mate y charlar todas las horas. Agradecido y educado, es el mejor ejemplo que los chicos pueden tener.

Es lindo escucharte Topa, dan ganas de ser un chico otra vez...
¡Qué bueno! eso es lo importante, que brote la sonrisa y que viva el niño interno. Es la base de la felicidad.

¿Cómo te preparás para actuar en Salta en la víspera de tu cumpleaños número 40?
Feliz, es el último día de mis 39 y lo voy a pasar en Salta, muy contento de estar en mi país, en el norte argentino y en Salta la linda. El día de mi cumple voy a estar en Tucumán y estoy muy contento también por eso. En Twitter, que es mi ventanita al mundo, ya vi que me están preparando un montón de regalitos, cartelitos, tortas. Siento una gran emoción.

¿A qué atribuís que tu programa Junior Express tenga tanto éxito?
Al amor que le ponemos. Ya estrenamos la nueva temporada y este mes van a poder ver el capítulo de Halloween y desde diciembre habrá sorpresas e invitados especiales. Junior Express es un programa de la familia que enorgullece.

¿Se podría decir que sos un animador vintage, moderno pero que remite a los valores clásicos?
Me encanta que lo puedas percibir. Es lo que soy. Yo nací en Caseros, provincia de Buenos Aires, y fui criado con mis abuelos, mis tíos, mis primos y hermanos. Mi familia siempre fue mi base de valores, me inculcaron lo que soy y lo que doy. Por eso estoy agradecido por la siembra que hizo mi familia en mí y siempre estoy tratando de volver a la fuente, al gracias, al por favor, a la amistad, a jugar con la imaginación. Transmitir valores es lo más importante, la interacción con el público, romper en cada espectáculo la cuarta pared y mirarlos a los ojos, hablar con todos, reconocerlos. Me siento parte de las familias que me eligen todos los días y eso me hace muy feliz.

¿Quiénes son tus referentes?
Por suerte tengo varios. Tuve el privilegio de crecer con Carlitos Balá, Julieta Magaña, Margarito Tereré, Gabi Fofó y Miliki, Pipo Pescador. Y tengo el honor de que ellos me elijan para que sus nietos me sigan. Carlitos Balá me dijo y no lo olvido: "Seguí por este camino Topa, esa es tu jubilación de amor". Y la verdad que si me preguntás mi sueño, sueño con vivir para siempre en el corazón de los chicos.

¿Porqué te emociona tu trabajo?
Cada show es un viaje. Soy muy sensible y me emociona mi trabajo porque me conecta con mi historia, con mi infancia, con lo más tierno de mi vida. Miro a los chicos y me veo a mí y a mis hermanos... eso, dejo fluir libre la emoción.

¿Qué te pasa cuando te das cuenta que sos el sueño que un chico enfermo quiere cumplir?
Es una situación fuerte y me ha pasado muchas veces. Ahora que voy a Salta voy a tratar de visitar a mi amigo Nachito, que conquistó mi corazón, un verdadero luchador que tiene más de 40 operaciones y me escribo siempre con los papás. El no puede tener contacto con nadie, pero yo voy a tratar de ir a darle un abrazo.

¿Europa es un sueño a cumplir?
Sí. Ese es mi próximo desafío. Le estoy pidiendo a Disney la posibilidad de cruzar el charco para llevar a Europa la maravilla que es Junior Express, ya conquistamos Latinoamérica y ahora hay mucho amor para dar en Europa.

¿Por qué hay tanta expectativa en Salta con "Todos a bordo"?
Tal vez porque este show tiene mucho de mí, porque da alegría. Voy a estar acompañado de Los Rulos: Rulo Ricardo, Rulo Rolando y Carlos, que es una banda musical superimportante para Topa; también estará Arnoldo el cocinero con su asistente de cocina Francis; estará Doris la vestuarista y me acompañarán mis excelentes bailarines Juli y Francis.

¿Conocés Salta?
Me encanta mi Salta querida. Siempre que llego a esta ciudad doy unas vueltas, voy al teleférico. Apenas tenga unos minutos me voy a comer unas empanadas. ¡Qué rico!

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora