En el segundo semestre del 2015, Calamaro fue invitado a abrir los conciertos que Bob Dylan daría en España y decidió que sería conciertos a piano y voz acompañado por German Wiedemer, y la búsqueda de ese repertorio quedo plasmada en este nuevo disco.
Las "Romaphonic Sessions" se suman a las grabaciones encontradas como una especie de Volumen 3, ya que el Salmón decidió incluir en este álbum tangos de Aníbal Troilo y Enrique Cadicamo, de Astor Piazzola y Horacio Ferrer, de Virgilio y Homero Expósito y de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera.
Pero también busco en el cancionero rioplatense y rescato temas de Litto Nebbia y del uruguayo Leo Masliah, además de clásicos de su repertorio.
El disco abre con una bonita versión de "Nueva zamba para mi tierra" de Litto Nebbia, de la época de los Músicos del Centro, pero que Calamaro ya había incluido en el Mande in Argentina" del 2005. Un canto al arraigo, al apego a la tierra.
Wiedemer pone su piel en juego cuando adopta el rol de pianista tanguero, mientras Calamaro desgrana los versos que Cadicamo le dio a Troilo para "Garúa". A la que sigue una dulce y emotiva versión de "Mi enfermedad".
Fernando Cabrera y Hugo Fattoruso invitaron el año pasado a Calamaro a cantar algunas canciones en Montevideo y por esa razón el músico argentino decidió incluir una versión bien de cantautor de Leo Masliah.
A "Milonga del Trovador" de Horacio Ferrer y Piazzola le da una entonación más rioplatense que tanguera, mientras que Wiedemer juega entre el jazz y el tango. Luego con mucha dulzura y romanticismo une "7 Segundos" del repertorio de Los Rodríguez con "El día que me quieras".
"Absurdo" de Virgilio y Homero Expósito lo tiene a Calamaro transmitiendo emociones bien rodeado por el trabajo de Wiedemer, que vuelve a lucirse con ritmo tanguero mientras Calamaro busca "Soledad" de Gardel y Lepera. Este disco cierra con una versión de "Palermo", el clásico de Calamaro.







A su vez, las percusiones de "Lluvia", una de las dos canciones con letra en español, cuenta con una rítmica y una melodía más cercana al rock sónico de los '90, pero, como si fuera un imán, regresan a tiempos pasados con una percusión que recuerda a "Planet Caravan", de Black Sabbath.
Y así como al comienzo muestra esa faceta más garage, hacia la segunda parte de la producción muestran una cara más rocanrolera, con menos producción en efectos, pero con mayor impacto desde los melódico.
La edición impresa del disco cuenta con detalle que hace a "Put in Wave" aún más psicodélico: la tapa del mismo es una pintura de Marta Minujín inédita y hecha, justamente, en aquella década en la que se referencian los Original Artyfacts.
El cuarteto está formado por Nahuel Marcos y Nicolás Ferreiro en guitarra y voz; Pablo Hlebowicz en bajo y voz y Nicolás Zdubiec en batería y percusión, y el disco fue grabado por Santiago De Simone en Estudios Rinoceronte y masterizado por Estanislao López en Estudio Caja de Ruidos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora