La cantante salteña La Negra Chagra lanzó "Nombre propio", un trabajo conceptual en el que recrea canciones clásicas del repertorio de la música popular de raíz, a partir de su interpretación cálida y austera.
Dueño de un cuidado sonido y con delicados arreglos realizados por el guitarrista Leonel Iglesias, el álbum rescata los nombres de los personajes protagonistas de esas pequeñas historias contadas y cantadas en tres minutos y pico.

Clásicos como "Zamba de Juan Panadero", de Gustavo "Cuchi" Leguizamón y Manuel J. Castilla, que refleja el amor al prójimo que este hombre tuvo durante toda su vida, y "La Juana Rosa", de Violeta Parra -autora que Chagra nunca antes había abordado-, que relata la historia de una madre "preocupada" por la soltería de su hija, son algunos de los temas que integran el disco.

Carlos Di Fulvio, Oscar Valles, Francisco Madrigal, Pepe Núñez, Víctor Jara, Teresa Parodi y Armando Tejada Gómez son otros de los autores que aborda en el disco, al que aportaron color los cantantes invitados César Isella, Hugo Bustelo y Valentín Chocobar. La Negra Chagra reivindica al "Cuchi" Legizamón -junto a quien realizó numerosas actuaciones en Francia y Argentina- e incluye una zamba que el Chivo Valladares y Espinoza dedicaron al artista salteño y una versión inédita de "La Pomeña", registada en piano y voz, que grabó junto al músico en los 80.

La Maderosa
El folclore argentino como territorio de tradiciones pero también de búsquedas y tensiones que surgen de ese caminar es el ámbito sobre el que el trío La Maderosa despliega su magnífico disco inaugural titulado "Grillerío".

Con poco más de un lustro de historia, el conjunto que reúne a Bruno Moguilevsky (piano), Emilia Siede (voz) y Alejandro Starosielski (guitarra) y que suma en seis de los diez registros la precisa percusión de Pablo Favazza, asume un discurso estético capaz de enlazar sin tropiezos ni imposturas las corrientes que surcan la música nativa.

Por eso, la novedad es capaz de irrumpir en un clásico (como en el bailecito de Polo Giménez "Viejo corazón", o en las raíces de pasajes más experimentales como la visita a "Barro tal vez", del "Flaco" Spinetta).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora