Que Candelaria Tinelli es una fanática de los tatuajes, no es novedad: su cuerpo es un fiel testimonio de ello, además, incluso, de posibles amistades del rubro... Y claro, esa obsesión hasta ha generado algún que otro conflicto familiar. Concretamente con papá.

"Se quiere tatuar la espalda y parte de las piernas. Ya está. Ya se tatuó toda", comentaba Marcelo con un dejo de resignación, pero consciente a la vez de que en cualquier momento escuchaba de su hija eso que siempre duele: "mirá quién habla", o sea: si es por tatoos frondosos, Tinelli hace mucho que avanzó al respecto.

"La cara no me la tocaría, pero qué sé yo, digo y me desdigo, como todo el mundo. Quisiera hacerme la espalda, tengo un proyecto de tatuaje pero mucho no quiero decir por papá. Él no quiere que me tatúe más, pero bueno, ya soy grande. Entiendo su opinión, dice que soy joven, y tiene razón, pero vivo el hoy, no sé qué me va a pasar mañana": tal la declaración de principios sobre el tema de la propia Candelaria.

El nuevo tatoo fue realizado en Francia, a donde Candelaria viajó acompañada de una amiga, para entregarse a un especialista que le recomendó un amigo especialista en eso de grabarse la piel. Obviamente, en días enredados por redes sociales, algún palo puede llegar, pero eso a Cande no la afecta.

Fuente: Clarin.com

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora