Felicitas Colina Cornejo es como una bocanada de aire fresco. Nació en Salta un 27 de octubre, hace 21 años, y a los 12 ya sabía que la música era lo que mejor le quedaba. Por eso a los 19, después del secundario en el colegio San Marcos y de probar un año con Derecho, agarró su mochila, la guitarra, y con enormes ganas de cantar, de compartir su don, se fue a Buenos Aires animada por su hermana Macarena, conocedora de los sueños de Feli.

En un año, esta salteña se convirtió en una orgullosa artista callejera que el jueves pasado presentó su primer disco, "Amores gatos", hecho con creatividad y esfuerzo de toda su banda que se llama Feli. Es una colección de diez canciones de rock, pop y funk que ella escribió y que remiten a momentos de su vida. Antes de la Navidad, Felicitas cantará esas canciones en Salta. Convertida en artista estable de la línea B de subte, interpreta boleros de Alem a Urquiza y viceversa, despertando admiración en la gente por la claridad y dulzura de su voz. Despreocupada, libre y muy cálida, esta talentosa salteña tuvo una charla con El Tribuno.

¿Cuándo supiste que lo tuyo era la música?
Mi hermano Agustín, un año más grande, toca la guitarra. Cuando lo vi hacerlo tenía 12 años, y ahí prendió la música en mí. Empecé a aprender guitarra por internet y con personas que me fueron enseñando. Siempre acompañaba cantando. Entonces amaba el rock, el blus. Ahora me gustan muchos estilos: pop, funk, boleros.

¿Te sentís una artista callejera?
Sí, totalmente. Toco en el subte desde hace 13 meses, cuando me vine a Buenos Aires animada por mi hermana Maca. Además tengo amigos así que me siento muy contenida. Apenas llegué, conseguí un trabajo en un estudio jurídico, pero pasaron los tres meses de prueba y me echaron. No les gusté, parece (se ríe).

¿Y cómo te las arreglaste?
Tenía amigos viviendo en Buenos Aires, norteños como yo, que tocan en el subte y ellos me animaron a subir a la línea B que va desde Alem, en el centro, hasta Villa Urquiza. La verdad que me encantó.

¿Y cómo es tu ritual de actuaciones andantes?
Canto dos canciones por vagón, y hago tres o cuatro vagones de ida y otro tanto de vuelta. Me gusta ver que la gente disfruta, son amables, les gusta escuchar música mientras viajan y me dan propinas. De eso vivo, contenta y tranquila.

¿Actuás en otros escenarios?
Hice presentaciones en bares y centros culturales, pero me dediqué mucho a terminar mi primer disco "Amores gatos", que empecé a grabar en Salta en 2013, en Estudios del Cerro, con Ramón Vivas que me dio una gran mano. Lo terminé en Buenos Aires en septiembre, en MCL records después de mucho trabajo, de modificaciones y de perfeccionarlo. Incluso grabamos un par de guitarras en Estudios Panda y todo lo que faltaba lo hicimos en la casa de mi novio Joaquín, que es el guitarrista de mi banda que se llama Feli. Así, por suerte, lo presenté el jueves.

Imagino la emoción...
Fue increíble. Quiero que se escuche. Es muy importante para mí decir que yo toco desde el principio con mi amiga, salteña también, Sofía Simesen. Ella es la corista de la banda, muy talentosa, y somos una hermandad, un lindo equipo.

¿Te hubiese gustado quedarte en Salta?
Yo amo Salta, es mi ciudad, mi provincia, pero no tenía la posibilidad de ser artista callejera allá y eso me encanta ahora, lo disfruto mucho, tanto que ni siquiera estoy pensando qué será de mí en el futuro, ni qué tipo de artista quiero ser. Vivo un momento muy feliz, un año alegre.

¿Qué extrañas?
A mi mamá!! (dice con pucheros), a mi familia, amigos, el ritmo de la vida, que todavía no sé bien si es el lugar o la situación familiar lo que le pone ritmo a la vida. Extraño todo aunque estoy rodeada de salteños, por suerte. Nos juntamos a comer las empanadas que nos mandan.

¿Por qué le pusiste "Amores gatos" al disco?
Es un poco la parodia del título de la película "Amores perros". Le puse "Amores gatos" porque me gusta la forma de amar que tienen los felinos: independientes y apasionados, como los temas de mi disco.

Son diez temas, ¿qué te inspiró para escribirlos?
Cada uno tiene su historia. Fueron creados por alguna situación de mi vida. Serendipia es el último que escribí, es un hallazgo afortunado por error, y tiene que ver con el amor en mi vida. También escribí el tema Maca, dedicado a mi hermana: "...el mismo vicio y esa empatía de que tu pena o tu sonrisa de ser tan tuyas, se vuelvan mías..." (tararea)

¿Cuánto dinero se necesita para grabar un disco?
Algo básico, de un desconocido, unos 50.000 pesos mínimo haciéndolo a pulmón. El programa Ideame me ayudó mucho. Es una plataforma virtual que sirve para recaudar fondos para proyectos y yo me metí en eso para poder terminarlo y nos fue muy bien. Por suerte un amigo me contó que existía esta plataforma.

¿Proyectás estudiar una carrera?
Estudié Derecho un año y me gustó, pero sentí que este era mi momento con la música, no quería hacerme grande estudiando porque pensé que para eso hay tiempo. Disfruto lo que hago, disfruto de la vida.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora