El rock en español ha sido signado por los músicos argentinos. Y en nuestra larga galería de próceres, entre los que podemos mencionar a Luis Alberto Spnetta o Pappo, también se encuentra Gustavo Cerati.
Tiene en común con los antes nombrados que ya no habita el plano de lo terrenal, aunque sus melodías y su mensaje continúan conmoviendo e interpelando a millones de fanáticos en América Latina y en el mundo.
El artífice del "power trío" más influyente de nuestro país, nació un 11 de agosto de 1959 en la actual Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Inspirado en sus calles creó las canciones de "Doble Vida", un disco emblemático donde pueden escucharse "En la ciudad de la furia" o "Lo que sangra (La cúpula)", entre muchas otras.
En el día de hoy y hasta ahora el hashtag #FelizCumpleCerati estuvo en los primeros puestos de las tendencias en Twitter.
Gustavo, camaleónico y visionario, no solo comandó el terceto: también editó a principios de los ´90 el trabajo "Colores Santos", junto a Daniel Melero, donde experimentó con la electrónica y lo instrumental. Entre la lista de temas, aparece la profundidad de "Tu medicina", dedicada e inspirada en la agonía y posterior muerte de su padre Juan José.
En 1993 editó su primera expresión como solista, en paralelo con Soda Stéreo. "Amor Amarillo" reflejó la espera de su primer hijo, Benito, en "Te llevo para que me lleves", interpretada a dúo con su entonces mujer, la fotógrafa chilena Cecilia Amenábar. También allí versionó al clásico spinettiano "Bajan". Durante una presentación en vivo para la radio Rock & Pop, Cerati tocó los punteos de aquella obra con una guitarra prestada por el mismísimo "Flaco", de quien era ferviente admirador.
Creador indiscutido y apasionado, Gustavo estaba siempre a la vanguardia: de sus discos solistas se destacan "Bocanada", de donde emerge "Puente" y el último "Fuerza Natural", donde vibran los acordes de "Crimen" o "Cáctus", de marcada raíz folclórica.
Un 15 de mayo de 2010 Cerati padeció el accidente cerebrovascular isquémico que lo dejó en estado de coma por cuatro años, hasta el 4 de septiembre de 2014 donde se soltó de este plano para viajar más allá.
A casi dos años de su partida física su legado se perpetúa en festivales y versiones, en calles con su nombre o murales con su imagen. Y sobre todo, entre sus fans, que probablemente hoy alcen su frase más recordada y le digan "Gracias totales"

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora