Su disco más reciente celebra a Yupanqui, también lo ha hecho con la obra , de Guarany. ¿A qué artista salteño homenajearía?

A Yuyo Montes, a Roberto Ternán, que ya lo hemos hecho. De más atrás, siempre canto temas de Jaime, de Castilla, del Cuchi. Grabé al alguna que otra aunque no todo. Es que si me pongo a hacer todo lo que han hecho, me olvido de lo nuestro que, aunque es mucho más chiquito, tiene su valor también. En algún momento, si Dios me da vida y salud... yo he grabado la zamba del Pañuelo y de Balderrama, con mi estilo. También Vidala para mi sombra de Julio Espinosa, que es muy fuerte. Me va a faltar vida para grabar todo lo que han hecho. La gente de uno quiere que uno siga fiel al estilo nuestro.

¿Le gustaría hacer algo distinto?

No, no hay necesidad de irme a otro lado. Yo quiero mucho la música. El folclore es tan alto y tan grande: en el Litoral y en Cuyo hay una riqueza muy grande. El folclore es muy rico y grande en el cancionero popular. Hay que pensar qué gusta de cada lugar, qué anillo cae al dedo, como dicen.

El folclore cala muy profundo en el llamado "interior" ¿qué sucede en Buenos Aires?

También cala. Lo que pasa es que Buenos Aires es un país dentro de nuestro país. Nosotros chupamos todo lo que pasa allá en las provincias, y Buenos Aires chupa todo lo de afuera también. Entonces traemos cosas de acá para allá y eso hace que estemos enterados de todas las cuestiones. Pero la música argentina es muy fuerte, muy bien hecha: la métrica, la cadencia, los géneros. Buenos Aires cuarenta y cinco géneros musicales del folclore, nada más que no se lo difunde, pero si vas a San Antonio de Areco vas a ver a muchos que siguen haciendo la cifra, el cuando. Lo hacen con mucho respeto y la gente los escucha. Mantienen su tradición. Lo que pasa es que la música argentina no tiene la difusión que tendría que tener, no solamente el folclore.

¿Por qué se conoce más la chacarera y la zamba?

Salta, Santiago y Tucumán han tenido grandes poetas e intérpretes, que supieron entender bien cómo es la cuestión. Todos los demás pueden cantar, pero saber lo que es un mistol, un salitral, una caña dulce y otras cosas, todo eso lo han volcado bastante bien los grandes poetas. Y en el caso de Salta ha sido completa: desde los grandes poetas y músicos, hasta los intérpretes. El intérprete juega mucho en lo que dice el autor.

¿Por qué cree que usted es tan popular?

Pasó con Guarany y muchos que son populares y otros son tan conocidos y no son populares, pero eso no quiere decir que no sean buenos, ni nada. Por eso le agradezco a Dios, a la gente, por el lugar de donde vengo y el lugar que ocupo. Es algo muy lindo, muy fuerte, viniendo del Chaco Salteño, salí cantando coplas de ahí de la región. Me di el gusto de hacer teatros, de cantar en Boca. Tenía las alforjas vacías pero llenas de ilusiones para cumplir este sueño. A esta altura, artísticamente, puedo hacer algo porque lo siento y puedo adentrarme a los que han hecho, comprometiendo la música a nivel regional, universal.

Usted se hizo desde muy abajo ¿qué le diría a los que tal vez no la están pasando bien?

En el Chaco la hemos pasado mal siempre. Ahora van cambiando las cosas. Desde hace un tiempo yo me metí a ser un legislador sin serlo y, de hecho, van cambiando las cosas. Tanto el gobierno anterior como éste, una fundación, un club. Hay muchos avances en la zona. La nación y provincia comenzaron a trabajar en conjunto. El pueblo ya tiene cloacas, viviendas, ahora hay muchos jóvenes que están más informados que cuando estábamos nosotros. Es importante que los jóvenes estudien, que vayan a las universidades, que luchen, ayudando con cada granito en sus lugares. No olvidarse del pago, hacer cosas como las que está haciendo Jorge Rojas o Matacos. Nosotros hemos hecho lo que pudimos, no por demagogia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora