Un estallido de formas y colores colgó durante un día en una de las salas del Museo de Bellas Artes de Sarmiento y Belgrano.

No fue una muestra común, ni una más tampoco, los artistas que expusieron fueron pequeños que a diario concurren en sus escuelas desde la salita de 4 hasta 7º grado.

Las docentes de plástica Sara Mavi Arapa y María Luján Escudero tuvieron una iniciativa poco común: lograr que sus alumnos pudieran exponer en un museo junto a artistas ya instalados en el circuito del arte.
"Si usted hubiera visto sus caritas de sorpresa y alegría cuando se enteraron de que ya teníamos una fecha para exponer", comentaron a El Tribuno, sin poder ocultar sus emociones.

La experiencia involucró además a tres instituciones educativas: la escuela Nº 4036 "Dr. Augusto Raúl Cortázar, la Nº 4314 "Brigadier General J.A.A de Arenales" y la Nº 4700 "Legado General Belgrano". Todas escuelas públicas de la periferia salteña.

Pero la exposición no solo involucró a los chicos y sus docentes. Muchos papás, que nunca se habían acercado a un museo, pisaron uno por primera vez, de la mano de sus pequeños hijos.

"Nos pedían que les sacáramos fotos junto a sus hijos y a sus trabajos y para nosotras eso fue un logro", contaron las docentes. "Algunos hasta se tomaron selfies", recordaron con una sonrisa.

Todo el trabajo fue realizado "a pulmón" y sin una iniciativa oficial o subsidio que las ayudara.
Impresiones, arte digital, estampas y relieves colgaban de las paredes del museo.

La mayoría utilizó materiales reciclados que trajeron de sus casas, lo que brindaba un colorido especial a los trabajos.

Desde las paredes, el color y las vivencias contaban una historia cotidiana.

Parafraseando a uno de los mejores artistas del siglo XX: "En aprender a pintar como los pintores del renacimiento tardé unos años, pintar como los niños, me llevó toda la vida". Pablo Picasso.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora