La viñeta de Quino en la que Mafalda exclama "Desde esta humilde sillita formulo un emotivo llamado a la paz mundial" fue elegido por los organizadores del Festival Santiago a Mil 2015 para identificar la jornada de ayer. Una gigantografía de ese dibujo custodió el acto en el que la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, entregó a Joaquín Lavado "Quino" la Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda. Y fue también el símbolo de un pin que se obsequió al centenar de invitados al evento que se hizo en medio de la muestra Quino por Mafalda.

Quino, también con humildad y desde su silla de ruedas, hizo el mismo pedido de Mafalda y se refirió a la insensatez del ser humano que crea situaciones de violencia e intolerancia, al referirse al ataque a la revista Charlie Hebdo.

"Su obra es parte del imaginario colectivo de la Argentina, de nuestro país y del mundo entero", dijo Bachelet a Quino, luego de entregarle la medalla y un diploma. Sin saberlo, uno de los miles de asistentes que visitaron la muestra desde su apertura, hace dos semanas, dejó al dibujante un mensaje similar. "Estás radicado en el colectivo de nuestro inconsciente", se leía en uno de los papelitos pinchados en un muro del ingreso a la muestra que, encuadernados prolijamente en dos volúmenes, fueron entregados a Quino, de 82 años, al final de la ceremonia.

"El trabajo de Quino es una invitación a mirarnos a la cara, con la historieta como fondo. Para mí, como admiradora y amplia lectora de Mafalda, es un honor entregar este reconocimiento. No perdamos la Mafalda que llevamos dentro", dijo Bachelet, quien por segunda vez eligió el ámbito del festival de teatro Santiago a Mil para la realización de un acto de entrega de esta distinción. La primera fue cuando hizo lo propio con la artista Pina Bausch.

Quino, que según dijo al diaro La Nación al embajador argentino en Chile, Ginés González García, presente en el acto, es "el mejor embajador de la Argentina en el mundo", agradeció la distinción y se refirió al ataque a la revista francesa. "Lo que tenemos que hacer es no dejarnos intimidar con estos actos y seguir luchando por la libertad, como lo ha hecho siempre la Presidenta de este queridísimo país, a quien admiro profundamente."

La Orden Pablo Neruda es un reconocimiento que otorga el Consejo de la Cultura de Chile desde 2004 y es concedido a personalidades que se destacan por sus aportes en el ámbito del arte y la cultura. El nombre de Quino se suma a una lista de renombrados artistas, como Bono, Joan Manuel Serrat, Rubén Blades, Julio Bocca y Laura Esquivel, entre otros.

La ministra de Cultura de Chile, Claudia Barattini, dijo en su discurso que esa distinción "no es para quienes solamente se han destacado en el camino del arte, sino que es también para aquellos que marcaron el camino e incluso lograron con su esfuerzo cambiar sino el mundo, al menos el discurso de la propia cultura". Y, mirando al galardonado, le dijo: "Gracias, Quino".

"El que empuja la silla de ruedas es Guille", indicó una de las ilustradoras presentes. Se trata de Guillermo Lavado, de 51 años, hijo del hermano mayor del dibujante, quien vive en Chile desde hace veintitrés años. Es flautista en la Filarmónica de Chile y profesor en la Universidad Católica de este país. Ayer concurrió al acto con su esposa y su pequeño hijo. "Creo que en Guille hay mucho de Quino. Lo del nombre es un guiño por la simpatía que nos hemos tenido siempre", dijo a LA NACION Guillermo, a quien no le pesa que lo identifiquen con el personaje. "Al contrario, es algo agradable", dijo.

"No lo puedo creer. ¡Hablé con Quino!", le dijo a un amigo un joven con una boina estilo reggae después de saludar al homenajeado. La emoción que sentía era comprensible. El año pasado viajó a la Argentina especialmente para ver a Quino y volvió sin poder lograrlo. "Viajé porque sabía que se presentaría en un evento, pero fue cerrado y no pude saludarlo. Por eso, tenerlo ahora al lado y poder saludarlo, para mí, es maravilloso", dijo Felipe Lira, de 28 años. "Soy ilustrador en gran parte por la influencia de Quino. A pesar de ser chileno siempre tuve más preferencia por Mafalda que por otros cómics de mi país porque me gustaba la potencia que tenía Quino", dijo Felo, según el nombre con el que es conocido en el ambiente editorial.

La anfitriona fue la directora del Santiago a Mil, la periodista Carmen Romero, una de las iniciadoras hace veintidós años de la convocatoria teatral que hoy reúne un centenar de espectáculos de veinticuatro países en distintas sedes desplegadas por Santiago en enero, y por varias ciudades de Chile, durante todo el año..

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora