Son pequeñas actitudes que se deben incorporar día a día, pero como todas las cosas, exige ser perseverantes.
Las recomendaciones pasan desde tener media hora de sexo para quemar entre 100 y 200 calorías, mejorar el ritmo cardíaco y combatir la celulitis, hasta caminar por las mañanas.
La actividad física ayuda a dormir mejor, a controlar la presión arterial, el colesterol y la aparición de enfermedades como la diabetes.
Las sencillas propuestas que recoge la guía "Hábitos saludables que alargan la vida" (Planeta), son conceptos básicos para mantener el cuerpo y la mente en armonía.
Muchos son conocidos, pero tan sencillos que pocas veces nos paramos a pensar en lo poco que cuesta ponerlos en práctica. Y en pocas semana se notan los resultados.
Lo primero es comer bien. No sólo se trata de seguir una dieta saludable y equilibrada. La sugerencia es comer fruta y vegetales frescos antes que congelados. Dedicar como mínimo 30 minutos a comer, nuestro cerebro tarda 20 minutos en darse cuenta de que estamos comiendo. Ingerir los alimentos ricos en proteínas y bajos en lípidos por la noche. Los carbohidratos complejos (pan, cereales, pastas) mejor comerlos por la mañana.
Hay que tener cuidado con los productos light: pueden tener menos glucosa, pero gran cantidad de hidratos de carbono. La cena debe ser tres horas antes de ir a la cama.
A moverse. Hacer una actividad física genera endorfinas que dan bienestar. Lo mejor es caminar por las mañanas, tres veces a la semana como mínimo, y entre 30 minutos y una hora.
Running: correr quema grasas, aumenta la capacidad pulmonar y estabiliza la presión. Hay que empezar poco a poco: diez minutos es suficiente.
Para los mayores, bailar aumenta la autoestima y estimula la creatividad. Para los más pequeños es un increíble método pedagógico que desarrolla la memoria, el oído y la expresión corporal.
Lo tercero es aprender a descansar. Limitar las bebidas con cafeína durante la tarde y no consumir alcohol. Hay que seguir horarios más o menos fijos para acostarse y levantarse y no dormirse con celulares, TV ni computadoras.
El cuarto consejo es equilibrar la energía con terapias corporales como taichi, yoga, pilates, masajes orientales.
Finalmente, es necesario eliminar los malos hábitos y adquirir otros buenos para que el cuerpo se sienta feliz: no fumar, iniciar una dieta y hacerse un chequeo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia