Su belleza no pasa desapercibida. Al pasar, con su pisada firme y cabeza levantada, deja una estela de hombres con la boca abierta. Los elogios no tardan en llegar desde los cuatro costados. Es una de las figuras que desfilan por Carlos Paz, y su cuerpo, tallado centímetro a centímetro, se luce ante los flashes. Claudia Ciardone (32) se afianza y en esta temporada, mucho más aplomada, disfruta de otras cuestiones. Prefiere que la reconozcan por su trabajo y no por los escándalos.
De vuelta en Carlos Paz, asegura, "es mi quinta temporada, pero la primera que hago una revista, que tengo más protagonismo. La verdad es que Carlos Paz me cae bien. Disfruto mucho venir y trabajar acá. Es mi primera vez como vedette, igual cuando me preguntan digo que estoy haciendo de vedette, porque no lo soy. De todas maneras me encantan las plumas, siempre digo que soy como el ángel negro. En nuestro elenco tenemos a Flor Marcasoli, pero lo mío va más por el lado de la actuación".
Considera que es un aprendizaje nuevo. "Siempre se aprende. De hecho me sorprendí con el baile, no sabía que lo tenía incorporado en mi cuerpo. Bailo en las fiestas, en la ducha mientras canto, pero jamás pensé que lo iba a hacer en una revista. Me sorprendí con este nuevo talento. La moraleja es que nunca es tarde para aprender cosas nuevas", señaló.
En cuanto a su situación sentimental fue contundente: "Estoy sola, pero feliz de todo lo que me pasa. De un tiempo a esta parte aprendí que no es necesario tener a alguien al lado para disfrutar de las cosas lindas de la vida. Hoy estoy bien con mi trabajo y estoy feliz. Ojo, me gustaría estar enamorada, pero simplemente no se da. Hay varios hombres dando vuelta, pero ninguno que me interese. Llegan regalos al teatro, pero queda ahí. Muchas veces ni sé quién los manda. A esta altura de mi vida, no quiero renegar, quiero disfrutar de la vida. Todavía no llegó el hombre que me rompa la cabeza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia