El argentino que intervino en la producción de "Revenant" en nuestra Patagonia, José Luis García Espina, dio detalles de la estadía del actor Leonardo DiCaprio en el país, durante la grabación de esta película, una de las que más premios ganó en la previa y de las favoritas para llevarse el Oscar.
"DiCaprio se manejó de una manera muy sencilla. Yo había montado un sistema operativo de bloqueo del set para que no entraran los curiosos, porque encima era temporada alta y todos pasaban por ahí. Pero todo el mundo fue muy respetuoso", comenzó Espina, en diálogo con el programa De Caño Vale Doble, que se emite por Radio 10 y agregó: "Tal es así que él se movía con total tranquilidad de noche. Salía caminando con una persona de seguridad y su séquito, su madre, el marido de su madre. Entraban a un restaurant a comer sin mayor preocupación. Es una persona más, está comiendo... Es famosa, es una cara que ves en la pantalla y muy vista pero está todo el mundo trabajando concentrado. Es un trabajo más".
Al ser consultado sobre si DiCaprio ganará finalmente el Oscar, y si notó cierta preocupación en el set del filme por llevarse la estatuilla a Mejor actor (el actor estadounidense ya estuvo nominado cuatro veces, repasemos: Mejor actor de reparto en 1994 por ¿A quién ama Gilbert Grape?, y como Mejor actor principal en 2005 por El aviador; en 2007 por Diamante de sangre y en 2014 por El lobo de Wall Street), García Espina, se refirió al "tema del momento" con una anécdota.
"Leo es muy buen actor. Un buen actor siempre va a actuar de que no le importa mientras se muere de ganas de tenerlo. Nunca me voy a olvidar una de las mejores frases de entrega de los Billy Crystal, que las mejores actuaciones se veían en la entrega de los Oscar, eran las caras de alegría de los que perdían cuando aplaudían a los que sí ganaban", relató.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia