La enfermera Ryan Lee veía el programa inmobiliario Flip or flop del canal estadounidense HGTV, cuando notó algo extraño en el conductor del ciclo, Tarek El Moussa. "En la mitad de un episodio vi un bulto en el cuello de Tarek. Puse stop. Rebobiné y lo vi de nuevo. Vi varios episodios más y dije 'definitivamente ahí tiene algo malo'", contó la mujer, que gracias a su ojo profesional le dio aviso a la producción y consiguió que el animador sea diagnosticado a tiempo de un cáncer de tiroides.

"Esto no es una broma. Soy una enfermera registrada. He estado viendo el programa y me di cuenta de que el anfitrión Tarek tiene un gran nódulo en su tiroides", escribió Lee en el mail que envió en 2013. Según palabras de El Moussa en revista People, había estado con problemas para tragar y que de no ser por el aviso, nunca habría ido al médico. En junio de ese año el nódulo fue extirpado y una biopsia reveló que el cáncer se había extendido también a los ganglios linfáticos.

"Gracias a Lee, el cáncer pudo ser detectado antes de que se extendiera más allá. Si no fuera por la televisión y ella del otro lado, yo todavía estaría viviendo mi vida como si nada, con cáncer en mi cuerpo. Probablemente nunca hubiese ido al médico", admitió El Moussa en un emotivo encuentro que tuvo con su salvadora en el ciclo estadounidense The doctors

"Cada día que pasa, las probabilidades de que el cáncer regrese disminuyen, así que estamos muy emocionados por eso", afirmó el conductor de 34 años, padre de dos hijos.

Este hecho demuestra la importancia de la solidaridad para con el otro, pero además es un llamado de atención en favor de las visitas médicas ante cualquier anomalía. Escucha a los demás, pero tambièn a nuestro propio cuerpo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora