Natalia Lafourcade triunfó en la ceremonia de los Latin Grammy el jueves por la noche, cuando se alzó con cuatro premios que incluyeron canción y grabación del año por "Hasta la raíz". Juan Luis Guerra se llevó tres estatuillas, incluyendo el galardón al álbum del año por "Todo tiene su hora".

La cantautora mexicana se alzó también con los premios al mejor álbum de música alternativa (por el disco "Hasta la raíz") y mejor canción de música alternativa por el tema que le da título al disco y coescribió con su compatriota Leonel García.

"Fue mi secreto durante meses, entonces, ahora la gente la ha convertido en sus historias, en algo que les gusta y la han abrazado con mucho cariño y ahora la industria lo reconoce, la Academia lo reconoce, y pues me siento muy afortunada", dijo Lafourcade entre bambalinas.

El álbum "Hasta la raíz" también fue reconocido con el Latin Grammy a la mejor ingeniería de grabación.
Guerra obtuvo además los premios al mejor álbum tropical contemporáneo por "Todo tiene su hora" y a la mejor canción tropical, por "Tus besos".

Al recibir su galardón por este segundo premio, el bachatero agradeció a su natal República Dominicana por "este maravilloso ritmo que tenemos" y a Dios, "quien me da toda la inspiración para crear mi música". También le dedicó el honor a su esposa Nora, quien ha sido por años la musa de sus canciones, y a sus hijos.

La ceremonia de los Latin Grammy contó con la participación de estrellas internacionales que fueron desde Will Smith y Omi hasta Roberto Carlos y Ricky Martin. La gala más importante de la música latina mezcló español e inglés y ritmos alternativos con mariachi.

Estrellas anglo engalanaron el escenario cantando al lado de astros latinos. Nicky Jam, por ejemplo, cantó con Omi una versión en spanglish del éxito del verano "Cheerleader", rodeados de bailarinas vestidas como porristas, mientras que J Balvin y Farruko retumbaron junto a Major Lazer & Mo.
Will Smith subió al escenario vestido de blanco y rapeó en la versión remix de "Fiesta" con los colombianos de Bomba Estéreo, bañados por luces multicolor y rodeados por bailarines con poca ropa. El superastro de Hollywood acompañó a la cantante Li Saumet, quien lució un vestido mayormente plateado y grandes plumas de colores en la cabeza.

La ceremonia, transmitida desde el desde el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, tuvo por primera vez como anfitrionas a la actriz mexicana Jacqueline Bracamontes y su colega puertorriqueña Roselyn Sánchez.
También fue la primera vez que Espinoza Paz se puso traje de mariachi, para cantar "Perdí la pose" junto al Mariachi Sol de México.

Roberto Carlos encantó al público con un popurrí de sus clásicos "Yo te amo", "Propuesta", "Distancia" y "Un millón de amigos", acompañado de un ensamble de cuerdas. Luego de cantar la primera parte, se detuvo para pronunciar un discurso de agradecimiento por el homenaje que le rindieron en la víspera como Persona del Año de la Academia Latina de la Grabación.

"Gracias a todos por este amor", expresó.

En uno de los momentos más graciosos de la noche, la gran Rita Moreno, luciendo espléndida a sus 83 años, bailó reggaetón al presentar el premio al mejor álbum de música urbana para Tego Calderón.
Otro momento que dio de qué hablar fue cuando, tras cantar una versión de "Somos más americanos", Maná y Los Tigres del Norte mostraron una gran pancarta en la que decía "Latinos unidos no voten por los racistas". "Somos más que americanos", de Los Tigres, habla del derecho de los latinoamericanos a vivir en territorio estadounidense tras siglos en el continente desde la conquista.

El cartel parecía aludir al precandidato republicano Donald Trump, quien ha dicho que los mexicanos que vienen ilegalmente a Estados Unidos son criminales y violadores.

Maná se llevó el gramófono al mejor álbum de pop/rock por "Cama incendiada", su último trabajo discográfico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia