El martes, a las 17, en la Casa de la Cultura se hará un nuevo encuentro de Salta Cuenta, el grupo que desde hace doce años lleva generosamente sus narraciones a diferentes ámbitos, la mayoría de las veces a aquellos cargados de soledad, de sufrimiento o necesidades.
"Lo integramos unas quince personas mayores, a excepción de un joven de 19 que tiene el mismo entusiasmo que el mayor de nosotros, de 89 años. A todos nos une el amor a la literatura y las ganas de narrar, porque este oficio solo tiene sentido como servicio comunitario. A la mayoría nos gusta escribir, pero además se trata de contarlo. Nos capacitamos en forma permanente, todos los miércoles, con Hernán Viaggio, en encuentros de camaradería y amistad. Allí, cada uno elige un tema, ya sea con escritos propios o tomados de cuentos y fábulas. Las preparamos y las llevamos a escuelas, geriátricos, hospitales, comedores, cárcel o donde nos convoquen. Las charlas son interactivas y hay experiencias emocionantes en cada lugar, como cuando una integrante del grupo encontró a su maestra de primaria en un geriátrico", cuenta Amanda.
"Debemos cultivar esta aptitud que está en todos nosotros y hay que tratar de hacerla crecer. No hay límites para sumarse, como el abuelo José, de 84 años, que está terminando la primaria. Solo se trata de animarse, porque el grupo está abierto a todos", cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia