Tres días llenos de música. El 13, 14 y 15 de octubre, el Centro Cultural América (Mitre 23) recibió a muchos luthiers, músicos, estudiantes y público en general, convocados por el Primer Encuentro de Luthiers de Salta. El cierre fue ayer, con varias actividades variopintas: exposición de instrumentos, charlas, capacitaciones y conciertos.
Juan Cristóbal Alonso es luthier y docente de la Escuela de Luthería de Tucumán. También fue uno de quienes participó de la creación de la Escuela de Luthería de Cafayate y ayer, antes del cierre de este primer encuentro, dialogó con El Tribuno. "La luthería está creciendo. En la Escuela de Luthería de Tucumán tenemos cada vez más alumnos y creemos que esto sirve para fortalecer la escuela de Cafayate, que también tiene una gran cantidad de estudiantes. Creo que el auge de la luthería es a nivel mundial, son muchos los jóvenes que se han acercado a este hermoso arte", dijo. Y agregó: "Este tipo de encuentros sirve para fortalecer los lazos de unión entre los colegas, los docentes y los alumnos. Este es el primero en Salta y creo que va a servir para que el próximo se pueda contar con mayor apoyo de las instituciones". Juan dice que hay un quehacer artístico distinto entre un músico que toca un instrumento elaborado por un luthier. "Creo que esa es la idea: acercarlo más al músico con el luthier para trabajar de manera conjunta", dijo. "Este trabajo es apasionante. En mi caso la parte docente es algo que también me gusta mucho, transmitir mi conocimiento acerca de la luthería".
Embed

"Como balance y como estímulo también que se confirmó desde el primer momento que se llegaron es que vinieron los luthiers porque querían estar acá, porque es todo autogestionado. Después que se acercó público que no es del ambiente de la música y charlaron con los luthiers y probaron instrumentos", contó María Vuksanovic, organizadora del encuentro.
También contó que muchos estudiantes participaron de este encuentro, en el que pudieron disfrutar las charlas dirigidas a ellos, para el mantenimiento de los instrumentos y los cuidados cotidianos y además cómo actuar ante una situación de gravedad, ante un accidente con un instrumento. Y concluyó: "Este es el primer encuentro que se realiza en Salta, pero la luthería está cada vez tomando más cuerpo y se siente más fuerte en la sociedad como un oficio. Los músicos también se están acercando más al luthier y los alumnos van perdiendo el miedo: el luthier no es un brujo que convierte árboles en instrumentos, sino que es una persona con todo un mundo e ideas propias que trabaja con el músico uniendo pasiones".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora