Daniel Cancio Toro, genial cantante y compositor, nació el 3 de enero de 1941. Es y será un prolífico compositor que se estima ha compuesto más de 1000 canciones, entre ellas varias que se han vuelto clásicas del cancionero argentino y latinoamericano como por ejemplo: "Para ir a buscarte", "Cuando tenga la tierra", "Zamba para olvidarte", "Mi mariposa triste", "Este Cristo", "Nostalgia mía", "Pastorcita perdida", "Zamba de tu presencia", "El antigal", "El principito", entre otras.
Su hijo Facundo, quien también siguió los pasos de su padre en folclore, lo describe orgulloso: "La verdad que hablar de mi viejo es un poco difícil, pero si tengo que sintetizarlo, estaría hablando de una persona que tiene una paz interior que la transmite, que en su carrera artística ha llegado a todos los objetivos y ha cumplido todos sus sueños. Principalmente la felicidad mayor que él debe tener es haber visto a sus hijos crecer, a sus hijos llegar a los sueños que él de niño también los tuvo. He tenido la suerte, como hijo de estar acompañado de un gran amigo que es mi papá". Y agregó: "A mi cada vez que me dicen vos sos el hijo de Daniel Toro, siento un orgullo grandísimo, porque me dicen sos el hijo de una gran persona, y qué hijo no se pondría contento que en cada rincón del país que vayas te digan lo mismo, es un orgullo, es una felicidad". Por circunstancias de la vida, solo pudo estudiar hasta el 5° y a pesar de no saber leer ni escribir música, es autor de más de 1000 temas sin otra arma que la intuición y por supuesto, eI talento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia