Son verdaderos ídolos de los más bajitos y hasta de los papás que, felices, ven cuando sus hijos ríen y bailan al ritmo de sus canciones.

Desde la televisión influyen día a día en la educación de los niños, pero ellos llevan esa tarea con más alegría que pesar: "Es una gran responsabilidad pero es muy linda, porque no hay nada más lindo que hacer feliz a un chico", contaron.

Juli y Juanchi, como se los conoce en la ficción, son los protagonistas de Playground, el programa de Disney Junior que regresa a Salta este sábado con nuevo espectáculo, pero con las mismas canciones que tanto conocen chicos y grandes.

Ambos adelantaron a El Tribuno detalles del show que tendrá lugar a las 17 en el Teatro Provincial (donde se consiguen las entradas).

Aprender y divertirse
Juli, quien en verdad es Julieta Nair, recordó la última venida a Salta y espera volver a dejar felices a aquellos que puedan ser parte.

"Es una obra nueva para los papás y chicos que vinieron el año pasado, con las canciones que conocen pero es una historia diferente. Tiene pantalla, juegos nuevos, es un show muy lindo. También están Juana y Leandro, nuestros amigos que presentamos. Lo que sigue igual es la interacción con el público: bajamos a la platea, estamos con los chicos e incluso hacemos subir a papás también al escenario para jugar el juego de los congelados", contó.

Pero, además de la diversión, la propuesta de fondo, tanto en su versión televisiva como teatral, es la de educar a los integrantes de la primera infancia.

"Nosotros tratamos más que nada que ellos desarrollen su imaginación: que puedan jugar y compartir, que puedan trabajar en equipo. Justamente este show nuevo se llama 'Somos equipo' y lo que habla es que siempre es mucho mejor cuando hacemos las cosas juntos, cuando compartimos. Hacemos hincapié en lo lindo que es compartir, que puedan divertirse y aprender jugando", fueron las palabras de Juli, quien es actriz, bailarina y cantante.

"Siempre tenemos en cuenta que somos referentes para los chicos y una ayuda para padres y maestros. Se trata de una gran responsabilidad pero que es muy linda también porque cuando uno recibe ese amor de los chicos se pasan todos los problemas", dijo Juanchi Macedonio, también conductor.

Y aunque reconoce todo el trabajo que hay detrás, lleva su actuación con gran naturalidad: "A los chicos no hay que hablarles como tontos. Ellos hoy razonan desde que tienen dos o tres años y hay que hablarles bien de frente, diciéndoles la verdad. Por eso para nosotros es muy fácil como trabajo. Es muy divertido y somos muy privilegiados de hacer lo que nos gusta".

Un loco y lindo desorden
En un lugar como el Teatro Provincial, con cientos de niños enloquecidos por escuchar sus canciones favoritas en vivo y con tanta interacción con los protagonistas, cualquier lector podría pensar que se vive un verdaderos descontrol, pero es todo lo contrario.

Para Juli, la situación se descontrola pero desde un lugar "tan amoroso que nunca se desborda". Para Juanchi también se descontrolan pero "en el buen sentido: jugando y con la energía que tienen para participar en el show".

Además, en el espectáculo del sábado esperan que quienes también se descontrolen sean los papás: "Los grandes se vuelven chicos, con unas pelotas enormes con las que jugamos", adelantó el protagonista.

Sobre cual es el secreto para el éxito que trasciende fronteras, Juanchi cree que gran parte de este viene del hecho de ser un producto Disney. "Eso lo hace novedoso porque sus productos no son similares entre sí. Por otro lado, es la forma de dar un mensaje a los chicos, de poder estar con ellos, preparándolos para que reciban un mensaje correcto de aprender jugando, bailando y cantando".

Vale decir que Juanchi también está ansioso por llegar a la provincia. Acá tiene muchos conocidos "que lo reciben con mucha comida muy rica", contó a este medio entre risas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora