Luciana Salazar y Martín Redrado siguen dando que hablar. Cuando la pareja finalmente se desintegró, un mito empezó a circular sobre un supuesto pacto que habrían firmado las partes al inicio de la relación, y fue la chimentera Marina Calabró quien se refirió a la cuestión.

"Tengo el convenio, pero no es de silencio para Luli... Si cobra, es por hablar, no por callarse. Pero hasta acá llegué, el resto queda a tu imaginación, me caben las generales de la ley", refirió la flamante panelista de Intrusos.

Luego, la periodista confirmó que había hablado con Ana Rosenfeld y contó: "En febrero, los abogados vuelven a retomar el diálogo para negociar el cierre de este conflicto. Algunas condiciones económicas, la casa de Tortuguitas, quién se hace cargo del alquiler... En caso de no llegar a un acuerdo, Rosenfeld aseguró que a fines de febrero encararían una mediación, y Redrado y Salazar tendrían que verse las caras. Esa es una instancia que él no quiere atravesar, porque eso haría que el acuerdo salga a la luz".

Luego de que la panelista de Intrusos se refiriera al tema de Luli y Redrado, las especulaciónes de sus compañeros no tardaron en llegar: "¿Estás diciendo que Redrado le paga una mensualidad a Salazar para hable bien de él?". Calabró entonces aclaró: "El acuerdo estaba vigente durante la relación. Luciana Salazar denuncia algunos incumplimientos del acuerdo por parte de Martín Redrado, y justamente es eso lo que quiere ejecutar".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora