Cuando sus compañeros vieron las fotos provocativas que publicaba en internet, Paige Jennings decidió cambiar radicalmente de vida. Y parece que condiciones le sobran.

A sus 23 años, la estadounidense acaba de abandonar un trabajo como becaria en una conocida empresa de Wall Street para dedicarse, ni más ni menos, que al mundo de la pornografía. ¿La razón? Según afirman varios diarios internacionales como el Daily Mail, decidió cambiar de "empleo" cuando sus compañeros de oficina descubrieron las fotografías provocativas que solía subir a internet desde el baño de la oficina.

Jennings consiguió el trabajo como becaria en la empresa Lazard el pasado verano. Graduada en finanzas por la Universidad de Florida, y pese a ser muy bien considerada a nivel intelectual entre sus compañeros, se aburría tanto en la oficina que, en sus ratos libres, se dedicaba a viajar al baño para hacerse fotografías eróticas y subirlas a la Red.

Al parecer, alguien debió descubrirla pues, repentinamente, todos en la oficina sabían de su "otra vida". Por ello, y antes de recibir la carta de despido, Jennings decidió marcharse por su propio pie de la empresa y buscar trabajo en un mundo por el que siempre se había sentido atraída: el del cine para adultos.

"Intelectualmente hablando, me encanta el análisis financiero. Sin embargo, me di cuenta de que no estaba hecha para esos politiqueos. Estar sentado en un escritorio ocho horas al día absorbe realmente la vida", destacaba la protagonista en declaraciones recogidas por el diario británico. Posteriormente, decidió presentarse al casting de Sex Factor, un reallity que busca nuevas actrices para este mundo y que será grabado en Las Vegas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia