Entre los 33 elencos premiados que llegarán a Salta para participar de la Fiesta Nacional del Teatro hay uno que recorrerá más de 3.300 kilómetros para actuar en la Casa de la Cultura, el 27 de marzo a las 20. El Grupo Tres x Tres nació y ha desarrollado su larga trayectoria en Ushuaia (Tierra del Fuego). Algunos de sus integrantes viajarán desde el otro extremo del mapa para presentar Impiedad, una obra "compleja, difícil, violenta y contemporánea", según la descripción de Eduardo Bonafede, autor y protagonista de la pieza, junto a Ivon Pieragostini y Santiago Hogas. Completan la compañía teatral Ricardo Pessoa, Víctor Martorell, Jimena Hogas, Mariana Aperio, Lorena Cladera, Rosario Villagra, Mara López, Ilde Lizarralde y Gladys García.
Bonafede, fundador de Tres x Tres, es rosarino, arquitecto y está radicado en Ushuaia desde 1983. Tiene a su cargo la dirección artística del elenco. El resto de los integrantes son profesionales, docentes, empleados administrativos y algunos son jubilados y "muy jóvenes -aclaró Bonafede- gracias a la Ley Provincial denominada "25 inviernos", que te otorga la jubilación con 25 años de aportes a la caja previsional provincial y 50 años de edad como mínimo".
Bonafede le contó a El Tribuno que el grupo se fue consolidando desde el año 2001 hasta la actualidad. Y que su búsqueda teatral se basa esencialmente en su propia dramaturgia "con fuertes contenidos sociales, políticos y psicológicos, teniendo nuestras puestas en escena una marcada tendencia hacia el absurdo, el neoexpresionismo, el hiperrealismo, el cine mudo y la proxémica teatral. Es una búsqueda bastante ecléctica", añadió.
El Grupo Tres x Tres ha participado en varias muestras nacionales organizadas por el INT a lo largo de los últimos 30 años. Pero es la primera vez que traerán su propuesta a Salta. "Lo más lejano que visitamos en nuestro país fue Tucumán y Chaco. También tuvimos la posibilidad de ser seleccionados y de participar en festivales internacionales en Francia, EEUU, México, Cuba, Chile y Perú", comentó el actor y dramaturgo fueguino.
Bonafede tiene en su haber una rica producción dramática. Escribe desde 1990 y sus textos han participado en Fiestas Regionales y Nacionales de Teatro. Sobre la experiencia de hacer teatro en "el fin del mundo", el arquitecto devenido en dramaturgo y actor señaló: "Hacer teatro en Tierra del Fuego es difícil... muy a pulmón... muy en soledad. No obstante, el grupo no deja de lado su excesivo entusiasmo y su dedicación tratando de arribar al profesionalismo". Y como el fuego no existe sin leña que lo avive, Bonafede también habla de satisfacciones: "Lo más gratificante es hacer lo que nos gusta y amamos: teatro. Contamos con una sala teatral propia, lo que nos permite trabajar en libertad. También nos anima el acompañamiento de un público ávido de teatro".

El estreno

El Grupo Tres x Tres estrenará "Impiedad" el 27 de marzo a las 20, en la Casa de la Cultura. La obra es el encuentro de tres personas (dos secuestradores: Lucía y Darío y un secuestrado: Mariano) que en el transcurso de la historia desnudan sus almas, sus miedos, sus deseos, sus esperanzas, sus destinos inexorables. Víctima y victimarios forman parte de un complejo entramado social, político, económico, psicológico, religioso y existencial.
El texto de la obra fue seleccionado por el INT en el Plan Regional de Capacitación para Producción de Obras Teatrales de la Región Patagonia y contó con la asistencia técnica del director y docente teatral José Luis Valenzuela, quien se refirió a "Impiedad" de la siguiente manera: "La obra me dejó la sensación inmediata de que está ubicada en la intersección inestable, compleja y provocativa de dos poéticas (realista y simbolista, por así decirlo) donde los espacios, los tiempos y los personajes tiene una concreción 'psico-físico-social' pero, a la vez, 'son otra cosa', menos definible, casi arquetípica (...). En tal sentido diría que la obra se inscribe en la tradición de las moralidades medievales (en clave contemporánea, claro está), con un similar espíritu pesimista que tiñe su título mismo. Me recuerda también a esas piezas de Strindberg donde la decadencia humana aparece como irreversible, dejando como única salida una hecatombe definitiva que lo borre todo y, si algo sobrevive, comenzar de nuevo, aunque sin demasiadas esperanzas de un desenlace distinto".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora