Era el reencuentro más esperado del verano. Benjamín Vicuña y la China Suárez se volvieron a ver por fuera del set de grabación de El Hilo Rojo, la película que ambos protagonizan y que fue el puntapié para la escandalosa separación del actor chileno y Pampita, en medio de paltas y mantas amarillas.

En un principio, el actor viajó a Punta del Este, donde su ex mujer se encuentra de vacaciones, para buscar a sus hijos Benicio, Beltrán y Bautista, y, si bien se esperaba que se quedara en la costa uruguaya, Vicuña optó por buscar privacidad en Buenos Aires e intentó alejarse del ojo público junto a los tres pequeños.

Sin embargo, a este encuentro privado se sumó la presencia de la tercera en discordia: la China Suárez.

Vicuña alquiló una habitación en Sofitel La Reserva Cardales, un exclusivo hotel de Escobar. Desde su barrio privado en Benavídez, la China recorrió unos 10 kilómetros por la ruta 9 hasta el lugar para encontrarse con el actor, según informa Paparazzi.

El encuentro, que intentó ser secreto, fue captado por las cámaras de los paparazzis, ¿confirmando? La relación entre la China y Vicuña.

Por su parte, luego de la separación Benjamín mantiene su domicilio en su departamento de Palermo, en las cercanías del Museo Renault y hasta planteó dejar el país y radicarse definitivamente en Chile, pero algo se lo impide: sus hijos.


¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia