"Tengo en mis manos una notificación firmada por la Arq. Natalia Peralta y Gustavo Farfán, acto prohibido dentro del área centro por la realización del mural que se lleva a cabo en la calle 25 de Mayo y Leguizamón. Tengo la autorización de la institución en la cual estamos realizando el mural. Estas personas en ningún momento me hablaron mientras estaba trabajando. Pretenden que pare de trabajar y blanquee la pared. Esta acción de violencia simbólica es la representación fiel de intereses de una Salta colonial. Invito a estas personas a un diálogo. Invito a todas las personas a opinar sobre la situación. A que dejen su comentario. Seguiré pintando a pesar de este papel amenazador". El mensaje pertenece a Jesús Flores Walpaq (28).

El artista lo publicó en su muro de Facebook y en el término de tres horas la misiva había sido compartida por más de 200 personas y tenía más de 200 comentarios. "Prefiero ver las paredes así coloreadas de mi Salta, la Linda que con las caras de los sinvergüenzas candidatos", decía Roxana Galera. "Acude a Derechos Humanos la expresión artística con el permiso firmado del dueño de la casa es más que suficiente para botar un ley municipal con el único fin de mirarse limpia ciertas zonas principales durante su sexenio", opinaba Verónica Ochoa. Eugenia Boleda señalaba: "Como la juventud en París/ pintemos por todo el país:/ "Prohibido prohibir"./ Dejen vivir. ¡Má, sí!'.

No es la primera vez que los salteños se expresan a favor del respeto por el arte callejero. Ya el 24 de febrero pasado cuatro notables murales pintados por los artistas Miro Barraza, Roly Arias, Rodolfo Vivas y Gustavo Flores fueron blanqueados en el Centro Cívico Municipal, frente a la playa de estacionamiento. Habían sido realizados para celebrar los 432 años de la fundación de la ciudad de Salta.

Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia