La noche del jueves en Buenos Aires se abrió con su cielo nublado y un frío intenso, atípico para el otoño.
Sin embargo, eso no menguó la fiesta salteña que tuvo lugar en la Feria del Libro.
La sala Jorge Luis Borges, del destacado predio de la Sociedad Rural, se vio colmada de salteños que fueron a buscar por un instante el calor del pago, y por otros visitantes enamorados de nuestra cultura y tradición.

El acto, que contó con la coordinación de Leonor Fleming, estuvo enmarcado en un doble bicentenario: el de la independencia y el del natalicio de la memorable Juana Manuela Gorriti.
De este modo, Fleming realizó una semblanza de Gorriti a quien reconoció como "pionera de la literatura fantástica, feminista e indigenista", con una producción ecléctica que incluye novelas y hasta un libro de cocina, entre otros.

Palabras y música
Así, recordando las veladas literarias de la escritora nacida en Horcones, Rosario de la Frontera, la noche de Salta en la feria conjugó palabras, música y delicias regionales.
Ana Issa, junto a su hermana Soledad, aportó profundas melodías a una reunión en la que la música dejó su marca distintiva.

En diálogo con El Tribuno, la artista señaló: "Para nosotros es un honor poder participar de este acto, sobre todo por lo que significa y significó la labor artística de Juana Manuela Gorriti, también como imágen e ícono de la mujer salteña". Y añadió: "Nos honra haber sido elegidas como representantes del canto de la mujer salteña para recordarla".

El dúo editó el año pasado su primer trabajo conjunto, "Cómplices", y con el camino andado transitaron un repertorio que homenajeó a los grandes autores del folclore local y a compositores peruanos, como guiño hacia aquellos años en los que Gorriti residió en Arequipa.

Nuestras letras
La poesía, por supuesto, estuvo presente en la tertulia en la voz de Antonio Requeni, miembro de número de la Academia Argentina de Letras y amigo personal de Manuel J. Castilla.
El escritor se detuvo en algunas postales del hacedor de "El gozante".

Al respecto su hijo, Leopoldo "Teuco" Castilla se mostró agradecido por la edición de las obras completas de su padre y participó del encuentro desde la primera fila de una sala casi colmada.
Además, la escritora Graciela Batticuore propuso una lectura sugerente sobre las veladas literarias organizadas por Juana Manuela Gorriti en Lima durante los años 1876 1877.

Asimismo, el secretario de Cultura de la Provincia, Sergio Bravo, destacó: "La 42 edición de la Feria del Libro de Buenos Aires tributa homenaje a Salta, tierra de tradición literaria que desde su espacio en el predio ferial proyecta y propulsa a sus autores y a la región".

En este sentido, el funcionario salteño consideró: "El día de Salta en la Feria significa un día de encuentro, un día de recuerdo hacia la figura de la salteña Juana Manuela Gorriti, en los 200 años de su natalicio. Es un día de poesía a través de la obra en Manuel J. Castilla, en la voz del gran poeta argentino Antonio Requeni. Es un día de música en un recorrido magistral de nuestro cancionero tradicional de la mano de las hermanas Issa. Un día de talentos valores de una fuerte salteñidad que, a través del libro y el canto se muestran al mundo".

Empanadas y vino
Entre versos, música y comprovincianidad, el frío de la jornada fue menguando y, como no podía ser de otro modo, la celebración concluyó con la degustación de nuestros manjares más típicos: empanadas y vino corrían entre las manos de todos los presentes y decenas de ponchos salteños abrigaban a muchos.
La provincia dejó su huella una vez más en la Feria, recordando a la mujer, a la poesía y a nuestra cultura más honda, que no es solo de Salta sino, sobre todo, del mundo entero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora