Desde 2010, el año del Bicentenario de México, Frida está retratada en el billete de 500 pesos mexicanos. En 2015 la editorial Sudestada vio en su vida y obra a una "antiprincesa" y publicaron un libro para niños sobre ella. Devenido de un capricho de la moda, resultó tapa de Vouge México en 2012. Única e intensa, en los últimos años se volvió un ícono de las artes y del universo femenino. Ayer, en el museo Casa de Arias Rengel hubo una actividad entre el Bachillerato Artístico N° 5093 Tomás Cabrera, el Ministerio de DDHH y Justicia de la Provincia y la Fundación Pinta Argentina.

Ellos dialogaron en torno de la muestra "Femenina condición: Frida Kahlo" acerca de una cualidad, la resiliencia, que tal vez la propia Frida desconocía que tenía. Según el médico psiquiatra Roberto Pereira, director de la escuela Vasco-Navarra de Terapia Familiar, la resiliencia es la capacidad para enfrentarse a circunstancias adversas y traumáticas y recuperarse saliendo fortalecido y con más recursos.

La inspiración de Frida para sus pinturas y fotografías se derivó de las angustias y dificultades de su condición de lisiada. Cuando era niña, contrajo poliomielitis, mal que le dejó una lesión en el pie izquierdo por lo que le pusieron el sobrenombre de "Frida pata de palo". En 1925, ella sufrió un accidente del que resultó con múltiples fracturas y para reponerse debió atravesar 35 cirugías. Fue en ese período, atada a su cama y obligada a dejar la carrera de Medicina, que comenzó a retratar sus frustraciones y volverlas creación. "Femenina condición: Frida Kahlo" está compuesta por obras de 24 artistas de Buenos Aires, que retrataron a la artista en diferentes escenarios de Latinoamérica por interés y compromiso con proyectos que apunten a la inclusión desde la empatía, la resiliencia y los valores culturales.

La muestra será itinerante y se completará con unas 100 miniaturas realizadas por alumnos del Tomás Cabrera. Martín Marín, profesor de Artes Visuales del Taller de Arte Público en esa institución, concurrió con alumnos de tercero, cuarto y quinto año del secundario. "Fue muy importante venir a este evento porque a esta edad hay que reforzarles la autoestima. A ellos les dio también la posibilidad de mostrar sus producciones y comenzamos a trabajar el tema en el aula, desde el aspecto plástico hasta el emocional", señaló.

A su lado, el alumno Luis Lagoria (16) completaba una obra en esténcil. "Frida nos enseña desde su vida, desde cómo sufrió con su marido, Diego Ribera, que la traicionó con su hermana. Ahora entendí qué es la resiliencia y es una característica que me va a ayudar en el futuro", opinó. Su compañera Valentina Zalazar (16) también pidió la palabra. "La vida de Frida es muy interesante. Me gusta que trabaja con flores y animales. La superación de algo feo que pasó en su vida nos sirve para transmitirlo también porque hay chicos que no saben cómo superarlas y comienzan a cortarse", dijo.

Victoria Ferreyra, presidenta de la Fundación Pinta Argentina, le contó a El Tribuno que esta muestra se une al trabajo realizado en conjunto con DDHH para la valoración de la condición humana y la prevención de la violencia de género. "Con la consigna 'Latinoamérica inclusiva desde Pinta' se eligió a Frida como referente de adversidad y valoración de la condición humana por su historia y por su resiliencia, que son los fundamentos que aplicamos desde Pinta Argentina para esta muestra", señaló.

Zenón González, director de Promoción y Formación de DDHH, del Ministerio de DDHH y Justicia de la Provincia, acotó que escogió a la artista mexicana "por su fortaleza y por cómo ella se va sobreponiendo por su resiliencia a todas las adversidades y logra a través del arte focalizar y llevar esa energía interior al arte. Ella demuestra cómo se puede desde el arte, desde nuestras actuaciones en vida, trascender. Nosotros no quedamos, pero sí nuestras obras", destacó.

El interés de la Provincia por el Tomás Cabrera deviene de que es el primer colegio en Latinoamérica que tiene un centro de estudiantes conformado y una secretaría de DDHH que se inició el año pasado. Estas características sustancian a los alumnos de la institución como un público comprometido con la intelectualidad salteña y la participación ciudadana.

La interacción colectiva de los artistas recuperó la estética próxima al surrealismo y la influencia del arte folclórica indígena mexicana y la cultura azteca de Frida Kahlo. En los autorretratos, primaron los escenarios imaginarios y el uso de colores vivos. También la presencia de objetos simbólicos. "Me emocionó este encuentro, sin banderas políticas, credo ni estrato social. Me vi a mí mismo en estos chicos, a los 15 años, esperando una palabra. Les dije que siempre va a haber inconvenientes, que te van a decir cualquier cosa; pero nada importa porque somos felices gracias al arte y la cultura", dijo el músico Raúl Orozco, de visita en Salta junto con Pinta Argentina. "La pintura ha llenado mi vida, he perdido tres hijos y otra serie de cosas que hubiesen podido llenar mi horrible vida. La pintura lo ha sustituido todo", pareció completar Frida Kahlo desde un trabajo escrito por alumnos del Tomás Cabrera.





¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora