Ayer arribó a la ciudad María Kodama para ofrecer una serie de charlas en torno de los 30 años de la muerte de su marido, Jorge Luis Borges, y para firmar, hoy desde las 16, ejemplares de su libro "Homenaje a Borges" en librería Yeni de Caseros antes de La Florida. La charla será a las 19 en el Centro de Convenciones de Limache y tendrá la característica de una interacción con el público.
Humilde y elegante, María Kodama se abrió a una charla de manera simple y directa, rememorando pequeños sucesos y dando su punto de vista en torno de más de un suceso que aún envuelve a la figura de Borges.
Su tarea infatigable está relacionada, sobre todo, a la salvaguarda del verdadero legado del escritor ícono de la literatura argentina.

-Es una ardua tarea la suya.
-Mire, gracias a su agente literario pude darme cuenta de una cosa. Me dijo, en una cena, que cuando muere un escritor conocido, su obra ya está instalada pero, sin embargo, a él no se lo menciona mucho. Y me dijo que es algo muy distinto lo que sucede con Borges, de quien en realidad la gente tiene la sensación de que aún está vivo. "Vos has hecho que la gente piense que sigue vivo", me dijo y me hizo ver las cosas desde otra perspectiva porque uno trabaja en lo que tiene que hacer y no en otra cosa. Pero me dio muchas felicidad que lo diga. Es verdad. Amigos míos que son escritores importantes y que realmente tienen una obra profunda y seguidores y un lugar preferencial en la literatura, desgraciadamente no tienen alguien detrás para que eso continúe. Así vemos cosas terribles, como pasó con la biblioteca de Victoria Ocampo, de Mujica Láinez. En mi caso fue distinto, pero es complicado de todas maneras. Porque para hacer algo así uno debe dedicar la vida entera. Y eso se hace solo si uno está locamente enamorado.

-Y usted está aún enamorada.
-Si no, no lo haría.

-O sea que en resumen, testificamos una gran historia de amor.
-Mis amigos, que no lo quieren mucho a Borges, dicen que es una de las grandes historias de amor de siglo XX.

-¿Lo extraña?
-No, porque está vivo dentro de mí. Lo llevo conmigo.

-¿Qué le pareció el Nobel a Bob Dylan?
-Dada la modernización, no está mal que abran campo a músicos o escritores de letra de canciones, que son poemas también. No tengo que decir nada en contra. Pienso que es una apertura y una apertura es siempre positiva.

-¿Por qué cada vez es más vigente la obra de Borges?
-Porque es una obra que no cuenta solo una historia, sino que subyace dentro la filosofía, las religiones, las curiosidades científicas. Y la prueba es que después de su partida comenzó a interesarse en esa obra la matemática, la filosofía, la neurociencia. Sucedió lo mismo con Julio Verne. En cada siglo nace una persona, ni mejor ni peor, pero con posibilidad de ver lo que nosotros no. Y planta la semilla de "literatura fantástica", que hoy son realidad como los viajes espaciales.

La fascinación de una obra fantástica

La visita de Kodama a nuestra ciudad se concreta gracias a los esfuerzos personales del comunicador Julio Frías. Así, una María Kodama abierta al diálogo compartirá sus experiencias en Salta. Cuenta cómo conoció a Borges: “A los cinco años mi profesora de inglés me leyó ‘Two english poems” y me fascinó la frase ‘el hambre del corazón’. Luego, a los 10 años, encontré en mi casa una revista Sur, en donde leí ‘Nadie lo vio desembarcar en la unánime noche’. Una frase que al día de hoy me fascina. Eran ‘Las ruinas circulares’. Hoy, si me dijeran que eligiese un texto para que se salvara de la hoguera, yo de todos los textos de la Humanidad, seguiría eligiendo ese cuento”, dice la escritora.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora