Diego Maradona está recuperando el tiempo perdido con su hija Jana, de 18 años, fruto de su relación extramatrimonial con Valeria Sabalain, y ayer salió a cenar con ella y su novia, Rocío Oliva.
Al Diez se lo vio muy feliz y a los besos con Rocío, además de mimoso y contenedor con Jana, en un lujoso restaurante de Buenos Aires.
Recordemos que el lunes Maradona ya se había mostrado con Jana, y le había insistido a los medios para que lo fotografíen con ella.
"Sacame bien de la mano de mi hija", le dijo a los fotógrafos presentes, al salir de la casa de su hermano Lalo, donde fue a visitar a su padre, Don Diego.
Si bien Jana tiene el apellido Maradona gracias a que la Justicia decidiera dárselo luego de las negativas del ex DT de la Selección Nacional de hacerse un análisis de ADN, Diego no la había conocido personalmente hasta hace unos meses, cuando la joven fue a buscarlo a un gimnasio en una de las visitas del astro a Argentina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia