El pasado viernes 20, cumplió sus 81 años Timoteo "Dino" Saluzzi. Considerado entre los mejores 100 músicos que el siglo XX dio a la historia, y sin duda el mejor intérprete vivo del bandoneón, sin embargo es casi un desconocido en nuestra propia provincia y lo es más aún a nivel nacional. Aunque este año, gracias a la promoción de los mismos músicos que reconocen la exquisitez de sus creaciones, le fue adjudicado el Konex de Diamantes.

Dino forma parte de una familia de grandes músicos, como su propio padre, el popular compositor y bandoneonista Cayetano Saluzzi. Por eso conoció el bandoneón desde su niñez. Además de su padre, Dino creció en un ambiente donde la música era tratada por otros músicos salteños de la altura del Cuchi Leguizamón y Eduardo Falú.

Pero también fue influenciado por el tango de Francisco de Caro y de Agustín Bardi. Desde su juventud, Saluzzi tocó en Buenos Aires, en la Orquesta de Radio El Mundo y en otras que le sirvieron para ganarse la vida. También compartía con ensambles de jazz incluso con el Gato Barbieri, desarrollando un sonido personal que hizo que fuera líder bandoneonista del folclore argentino y músico avant-garde, especialmente con Astor Piazzolla. De aquellos comienzos en los años sesenta quedaron los discos con grupos como Los Chalchaleros.

Pero los setenta vieron nacer, junto a varios long plays solistas, un folclore inigualable en su bandoneón. Esta singularidad en el sonido le juntarían con Hugo Díaz, Eduardo Lagos, Manolo Juárez, el Chango Farías Gómez, Kelo Palacios y tantos más. En poco tiempo en Europa comenzaron a escucharlo con otra atención. En la actualidad graba en el exquisito sello alemán ECM junto a grandes del jazz y la música contemporánea, algunos de los cuales colaboraron con Saluzzi como Charlie Haden, Charlie Mariano, Palle Danielsson, Al Di Meola. Un genio y es nuestro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia